¿Cómo gestionar un equipo de trabajo?

Dirigir un equipo y trabajar en él a menudo es una labor complicada y exigente para el líder de una empresa, pues es quien debe tomar todas las decisiones y administrar todo el equipo de trabajo. Saber liderar una empresa no es una tarea fácil, pero si conoces el camino correcto puedes conseguir grandes cosas de tu equipo de trabajo.Claves para la gestión de un equipo de trabajo

El concepto de trabajo en equipo es una realidad, ya que aumenta la competitividad de la empresa así como el nivel de satisfacción de los trabajadores al no llevar a cabo sus tareas individualmente. El trabajo en equipo es sinónimo de colaborar y compartir entre los integrantes del equipo las responsabilidades y tareas para obtener el máximo beneficio posible.

Claves para gestionar un equipo de trabajo

Las claves de la gestión de equipos pasan por una integración conjunta donde cada componente puede tener sus propias responsabilidades. Conocer al al equipo es la clave más importante para gestionarlo, es fundamental para mejorar y progresar, pero para conseguir el éxito de un proyecto también es necesario tener en cuenta otras claves:

  • Motivación. De ella depende que se consiga el éxito del equipo de trabajo. Un equipo eficaz con objetivos realistas permitirá la satisfacción de los empleados y por tanto las sinergias y la unión entre ellos crearán un clima de trabajo propenso a la creatividad.
  • Compromiso y coherencia. Aquellas actividades extras del trabajo hacen que crezcan vínculos entre los trabajadores. Debido a ello, al conseguir una mayor complicidad se promueve la solidaridad entre compañeros.
  • Reuniones de equipo. Es muy importante que haya un feedback y que todos los trabajadores sean conocedores de aquello cuanto sucede para que se sientan implicados. Sus opiniones y experiencias benefician al proyecto en la medida que se potencia la eficacia y se resuelven los problemas.
  • Comunicación. El fluir de la información fomenta el aprendizaje y sobre todo es la clave para que los trabajadores continúen bajo la misma dirección.
  • Gestión de valores. Potenciar una cultura y responsabilidad empresarial y social. Aportar un valor añadido es muy valioso para conseguir los objetivos éticamente.
  • Objetivos y metas. Un proyecto común sin diferencias entre empleados con retos medibles. Un objetivo en común para todos fortalece el rendimiento en el proceso de trabajo.

En este mundo globalizado, nos vamos a encontrar con equipos formados por personas de diferentes cultural. Por ello, otro de los puntos claves que deben tener en cuenta los emprendedores para liderar un equipo, es la gestión de equipos multiculturales que permita sacar el máximo provecho de un grupo de trabajo, favoreciendo el respeto y la coordinación entre los integrantes.



En definitiva, un equipo eficaz alejado de conductas negativas, el excesivo control autoritario no ayudará a la complicidad del equipo. Por eso la actitud de mejora, un proyecto compartido y el consenso son los mejores aliados para conseguir un equipo de trabajo eficaz.