Causas y efectos del despido por fuerza mayor

¿Qué significa el concepto de causa mayor? ¿En qué consiste el despido por causas de fuerza mayor? La definición hace referencia a las destituciones que se realizan por parte de la empresa cuando se producen circunstancias sobrevenidas y que nada tienen que ver con la empresa y trabajadores.

La extinción del contrato por fuerza mayor es uno de los tipos de despido más drásticos que existen, ya que, en la mayoría de ocasiones, se producen de un día para otro cuando nadie se lo espera. Cuando se procuden despidos por fuerza se consideran despidos objetivos. Esto se debe a que se realizan por causas objetivas que afectan a la empresa y que puede justificarlas.

Supuestos de fuerza mayor

Uno de los requisitos para que un despido pueda ser considerado de fuerza mayor es que se puede justificar fácilmente y que los motivos no puedan ser achacado a la empresa o empleador. Las causas de fuerza mayor suelen ser involuntarias y provocan consecuencias inesperadas para las empresas y trabajadores que las sufren.

causas de despido por fuerza mayor Imágenes: Ditty_about_summer || Suttherstock

En el caso de los motivos de fuerza mayor no sean definitivos, sino temporales, no se procederá a la extinción del contrato. En este caso se producirá la suspensión del contrato por fuerza mayor hasta que se solucionen los motivos por los cuales se ha producido el cese temporal.

Estos son algunos ejemplos de motivos por lo que se puede considerar un la suspensión o el despido por fuerza mayor:

  • Inundaciones
  • Incendios
  • Terremotos
  • Nevadas
  • Sequías
  • Plagas
  • Guerras
  • Robos
  • Pérdida de licencia para la actividad

Como podemos ver, se describen ejemplos de situaciones drásticas para la empresa. Aunque se suelen producir por catástrofes naturales, se puede acreditar cualquier motivo que impida continuar con la actividad de la empresa y de los trabajadores.

Procedimiento de despido por fuerza mayor

En el caso de que se produzca un despido por fuerza mayor, como en todos los despidos, se deben seguir una serie de pasos para cumplir los aspectos formales y hacerlo todo legal. Estos despidos deben gestionar como los despidos colectivos, sea cual sea la cantidad de trabajadores que se hayan visto afectados. Por ello, estos casos se deben tratar mediante autoridades laborales competentes para estas situaciones.

Primero, la empresa deberá presentar la solicitud para su consideración como tal a las autoridades laborales competentes, que determinarán si, finalmente, puede ser aceptado como despido por fuerza mayor. Para ello, el empleador deberá presentar todas las pruebas necesarias para acreditar las causas de la extinción de contratos.

Después de recibir la solicitud, la autoridad laboral investigará cuáles son los motivos que presenta la empresa para justificar este despido y, en un plazo de 5 días, dictaminará cuál es la resolución sobre el caso determinado. En esta resolución, la autoridad laboral también determinará si la indemnización completa corre a cargo del empresario, o si el Fondo de Garantía Salarial se hace cargo de parte de ella. Sin embargo, debido a la responsabilidad subsidiaria que posee la empresa, puede que esa parte de la indemnización le sea reclamada más tarde.

En los casos por fuerza mayor, el trabajador también tiene derecho a impugnar la decisión del despido si considera que no se ha realizado dentro de la legalidad.  De esta forma la extinción del contrato se podrá considerar despido improcedente, nulo, o procedente, si el juez cree que se ha realizado de forma correcta.

La indemnización del despido por fuerza mayor

El Estatuto de Trabajadores determina que los trabajadores tienen derecho a una indemnización en el caso de que se produzca un despido por fuerza mayor. La indemnización correspondiente es igual a la del despido objetivo, ya que, como hemos comentado anteriormente, está considerado que se encuentra dentro de las causas objetivas por las que incurre la empresa al despido.

El importe de la indemnización se corresponde con el salario de 20 días por cada año trabajado en la empresa, para un máximo de 12 mensualidades. Esto significa que la cantidad económica percibida por el empleado no podrá ser superior a su salario durante 12 meses. Puedes realizar el calculo la indemnización por despido para no tener ninguna confusión a la de hora de cumplir de forma correcta y legal los trámites entre la empresa y el trabajador.