El despido improcedente

Cuando una empresa realiza el despido de un trabajador, este tiene derecho a presentar su disconformidad a través de una denuncia. Con ello, el empleado intenta impugnar la decisión de la empresa en la que decide destituirlo.

Si el trabajador recurre judicialmente, será un juez el que determine la validez del despido. Existen tres opciones para dictaminar la resolución según falle a favor o en contra de la empresa. Según los aspectos formales en la realización del despido y las causas que lo justifican, puede ser declarado como despido procedente, despido improcedente o despido nulo.

¿Cuándo se considera un despido improcedente?

El despido improcedente se puede producir por dos motivos diferentes:

  • Por no cumplir con los aspectos formales del despido
  • Porque los motivo que ofrece la empresa no son suficientes para justificar el despido

Los defectos formales en el procedimiento de despido son motivo más que suficiente para declarar un despido improcedente. Estos requisitos formales se basan en la comunicación escrita del despido a través de la carta de despido, la fecha en que se formaliza el despido, la descripción de los motivos que acreditan el despido o el pago correcto del finiquito e indemnización correspondiente al salario y condiciones del trabajador. Si no se cumplen correctamente alguno de estos puntos, el juez determinará que es improcedente el despido.

despido improcedente

Por otro lado, la empresa explicar cuáles son los motivos por cuáles se ha tomado la decisión de extinguir el contrato del asalariado. Pero el empresario no puede inventarse estos motivos, sino que debe ser reales y, además, se deben de acreditar de forma objetiva para que el juez los considere válidos. Esto significa que si el empresario destituye a un trabajador por unas razones, pero el juez no cree que sean ciertas, o suficiente para realizar un despido, ese despido será declarado improcedente.

De esta forma, el empresario debe saber que, cuando va a despedir a alguien, tiene que demostrar perfectamente la justificación de esa decisión. Por ejemplo, si las razones son económicas, deberá presentar sus cuentas para que el juez vea que está justificada la decisión. En el caso de los despidos disciplinarios, hay que ir con cuidado con los motivos que provocan el despido, ya que deberán ser suficientes para despedir al trabajador, pero también es imprescindible poder demostrarlo objetivamente.

¿Qué consecuencias tiene un despido improcedente?

Cuando el juez determina la improcedencia de un despido, significa que falla a favor del trabajador, dándole la razón de que el despido no se ha realizado de forma correcta. Pero, ¿Qué ocurre cuando se produce un despido improcedente.

A partir de la resolución del juez, la empresa tiene un plazo de 5 días para elegir entre dos opciones:

  • Readmitir al trabajador en su puesto de trabajo
  • Despedir al trabajador pagándole la indemnización por despido improcedente

En el caso de que la empresa readmita al empleado, deberá pagarle los salarios de tramitación. Esto quiere decir que el trabajador recibirá el salario que debería haber cobrado desde que fue despedido hasta que se ha dictaminado la resolución de la sentencia, como si hubiera estado trabajando en la empresa.

Cuando el trabajador es un representante de los trabajadores, o posee este derecho a través del convenio colectivo al que pertenece, puede elegir si quiere ser readmitido o cobrar la indemnización en lugar de la empresa.

Calcular la indemnización por despido improcedente

Dependiendo del tipo de despido que se produzca, el trabajador tiene derecho a una indemnización u otra. En el caso del despido improcedente la indemnización variará en función de la fecha desde la que se haya estado trabajando en la empresa. Esto se debe a que a partir de 2012, la reforma laboral redujo los días que le pertenecen al trabajador por año trabajado.

Antes de febrero de 2012, la indemnización por despido improcedente era de 45 días por año trabajado, con un máximo de 42 mensualidades. Pero, desde febrero de 2012, al empleado que ha sido despedido le corresponden 33 días por año trabajado, con un máximo de 24 mensualidades.

Por ello, existe la indemnización mixta para los trabajadores que han trabajado en la empresa antes y después del 2012. Para calcular las indemnizaciones por despido habrá que sumar los dos tramos que el trabajador ha tenido en la empresa. Si el trabajador, en su primer tramo, ha acumulado una indemnización de más de 24 mensualidades a 45 días por año trabajado, cobrarán únicamente la cantidad que se ha producido en el primer tramo.

Carta de despido improcedente

Como ya hemos visto, no entregar la carta de despido correctamente puede ser un motivo para que se declare la improcedencia de un despido. Por ello, es necesario que se haga bien y contenga todos los aspectos formales obligatorios. En ella, debemos introducir la fecha en que se formalizará el despido, las causas que motivan el despido y la indemnización correspondiente al trabajador por su salario y antigüedad en la empresa.

¿Cómo hacer una carta de despido?