Financiación empresas

Cuando se trata de crear una empresa, si no es existe una financiación en firme, puede volverse una tarea prácticamente imposible. Esta situación se ha complicado durante los últimos años y ahora es más difícil aún poder conseguir el ansiado préstamo para una empresa o un crédito para emprendedores.

El financiamiento bancario tradicional se ha reducido exponencialmente desde la llegada de la crisis y tener hoy en día una idea de negocio buena y competente, no es suficiente para que los bancos contribuyan con su capital. La banca proporcionaba hasta el 90% de la financiación a empresas, canalizando el dinero de los ahorradores hacia ellas y administrando la rentabilidad de la mejor manera.

Financiación bancaria

El hueco que ha dejado el crédito bancario, se ha complementado con alternativas transparentes que ayudan a conceder préstamos a empresas que tienen una gran importancia productiva en la sociedad y que rentabilizan al máximo los ahorros de los clientes.

La mejor financiación para empresas

Por suerte, aún existen algunas ayudas para pymes y también algunas alternativas de financiamiento que aparecen día a día con la intención de suplir las carencias en los créditos bancarios. Para este fin se encuentra, por ejemplo, el Direct Lending, cuya traducción literal del inglés significa “préstamos directos” y que está enfocado a pequeñas y medianas empresas.

Principales fuentes de financiación para empresas

En el caso del crowdlending, los inversores son los que deciden dónde invertir y el tipo de interés que desean recibir a través de una subasta completamente transparente. Estas nuevas formas de invertir atraen a sectores de todos los ámbitos.

También encontramos otros tipos de financiación para empresas tales como: el crowfunding, las sociedades de garantía recíproca o los Business AngelsTodos ellos están enfocados a ser alternativas muy prácticas para conseguir el capital necesario y son conocidos por ser sistemas de banca en la sombra.