Los 10 mandamientos del supervisor

Para ser un buen supervisor debemos tener claro una serie de cuestiones y actitudes que exige este trabajo. Estas son la diez reglas básicas sobre las que se basa la labor del supervisor:


1. Analizarás y programarás el empleo de tu tiempo. El tiempo es su más precioso recurso y, además, irrecuperable. Se avaro con él.

2. Respetarás  la dignidad de las personas es la clave de las relaciones humanas. Otorgue sin discriminaciones, un trato ecuánime, considerado y respetuoso a sus colaboradores.

3. Lograrás un justo equilibrio entre los derechos e intereses de los colaboradores de la empresa y los de sus propietarios. Buscarás  siempre este equilibrio.

4.Mantendrás  una honrada posición entre el presente y el futuro en cuanto al objetivo de obtenerse beneficios crecientes. No sacrifiques el porvenir de la empresa para mostrar este año utilidades espectaculares.

5. No concentrarás funciones. Asume el riesgo de delegar. Así desarrollarás el potencial latente de tus colaboradores y podrás dedicar más tiempo a tu trabajo específico de dirección.

6. Te convertirás en un maestro en seleccionar, promover, estimular y educar a sus colaboradores. No es posible el desarrollo de una empresa sin el desarrollo de sus recursos humanos.

7. Estarás a la vanguardia en la permanente adquisición de conocimientos. Como miembro del sector dirigente más dinámico de la sociedad deberás mantenerte al día en formación / información.

8. Soñarás un poco pero jamás dejarás de ser hombre realista.Todo negocio tiene sus líneas productivas básicas. Cuando piense en el desarrollo de nuevas líneas, no desperdicie lo cierto por andar detrás lo incierto. .

9. No violarás los principios éticos ni aun en beneficio de la empresa. Los actos y ventajas indebidos impugnan a la integridad moral.

10.  No caerás  en la unídimensionalidad. Todo no ha de ser negocios: enriquece tu vida en el amor y el afecto a su cónyuge, sus amistades, sus hijos, la humanidad, la naturaleza; y en la atención y el entusiasmo por otros valores humanos.

Este es el decálogo que los supervisores de las empresas deben tener presente en su día a día para realizar con éxito su trabajo. Visión, valor o inteligencia, son algunas de las características que poseen los supervisores y que, además, los hacen ideales para el desempeño de su trabajo.

En ocasiones podemos llegar a pensar que esta figura posee una posición cómoda y relajada dentro de la empresa. Pero nos equivocamos porque no conocemos realmente las funciones y responsabilidades del supervisor dentro de una organización. Debemos pensar que de su gestión depende el éxito y el cumplimiento de los objetivos de la empresa, por lo que muchas veces, la presión y las cargas de trabajo que exige el puesto son tan grandes que son difíciles de soportar.