Ventajas para el franquiciador



  • Es la mejor y más rápida manera de desarrollar una actividad empresarial con infraestructura ajena y mínimo desembolso económico.
  • Reduce la necesidad de disponer de buenos mandos intermedios y de establecer controles permanentes, ya que el primer interesado en que funcione el negocio es el propio franquiciado.
  • Menores gastos de personal y sistemas de control.
  • Se pueden realizar grandes economías de escala a nivel de fabricación, compras y costos.
  • Se reduce el riesgo económico-financiero y comercial.
  • Permite la apertura a nuevos mercados.
  • Mayor rapidez a la hora de abordar el plan de expansión.
  • Mayor control de la producción, suministro y distribución de los productos o servicios.
  • Puede recibir ideas y experiencias sin coste alguno.
  • Creación de una sólida imagen de marca, y de una mayor notoriedad y presencia en el mercado.
  • En definitiva, la franquicia evita al franquiciador dos limitaciones clave en su proyección futura como son la económica y los recursos humanos.