Auditoría integral

¿Cómo medir el rendimiento económico y los recursos financieros de una empresa? Día a día las empresas analizan muchas variables de su negocio; sin embargo, cada cierto tiempo es necesaria una labor de investigación, análisis y control más exhaustiva.

Es importante realizar este análisis de la manera más objetiva y ajustada a la realidad posible. De ahí que nazca la auditoría integral, la cual se centra en evaluar el conjunto de procesos empleados por una empresa. Es un tipo de auditoría que abarca todo el conjunto de la empresa y es realmente útil para conocer a fondo ésta y descubrir también el modo de optimizar tanto recursos como procesos.

¿Qué es una auditoría integral?

La auditoría integral es el proceso de obtener y evaluar objetivamente información financiera de una empresa, su estructura interna, si cumple o no con la normativa y leyes aplicables y si logra sus objetivos por los medios adecuados.  Este tipo de auditoría consigue informar si la empresa en cuestión, basándose en un estudio previo pormenorizado, se adecua a todos los indicadores y criterios establecidos.

activo corriente

La auditoría integral consiste en:

  • Determinar si los estados financieros de la empresa se adecuan a los principios de contabilidad generalmente aceptados.
  • Determinar si la empresa ha cumplido o no sus reglamentos y estatutos.
  • Evaluar la estructura de control interno.
  • Evaluar el grado de eficiencia a la hora de conseguir los objetivos empresariales.
  • Evaluar el impacto medioambiental que genera la empresa, ya sea de manera directa o indirecta, que pueda surgir durante la elaboración de sus procesos y productos.
  • Analizar la edad, distribución y estructura de las plantas de producción de la empresa y los riesgos asociados a la misma.

La auditoría integral en una empresa será realizada por un contador público independiente a dicha empresa.

Principios generales de la auditoría integral

Para comprender bien a qué se refiere la auditoría integral, detallamos aquí los principios generales que la definen:

Independencia

Los auditores que lleven a cabo este tipo de auditoría en una empresa, deben actuar al margen de cualquier impedimento profesional o personal, garantizando así un profesional y fiable estudio.

Objetividad

El juicio y conclusión que dé el auditor, debe ser totalmente imparcial y acorde a la realidad de la empresa y de su actividad profesional.

Permanencia

Lo recomendable para cualquier negocio es que esta auditoría integral se realice de manera periódica y regular en el tiempo, para garantizar así el cumplimiento de sus objetivos de la manera más eficiente posible.

Certificación

El análisis y los informes realizados por los auditores tienen carácter cierto y son plenamente válidos a nivel oficial y público.

Integridad

La auditoría integral, como su propio nombre indica, cubre de manera integral todos los procesos, áreas y bienes que conforman la empresa.

Supervisión

A través de la auditoría integral se supervisa absolutamente todo, desde los procesos y recursos, hasta el personal de la empresa. De esta manera, el auditor dispondrá de información suficiente para realizar una valoración.

Forma

El informe del auditor debe presentarse por escrito. Deberá respetar la estructura y los párrafos del informe de auditoría que están obligados por ley y mostrar su opinión con alguna de las posibilidades existentes.

En definitiva, la mejor forma de analizar en totalidad una empresa, conocer su marcha, qué perspectivas de futuro tiene y saber si los recursos tanto humanos, económicos, como materiales, se gestionan de manera adecuada, se debe acudir a la realización de una auditoría integral.