Características de los objetivos empresariales

agencia
Comprender y analizar cuáles son las características de los objetivos empresariales marca el éxito o fracaso de un proyecto, en la mayoría de ocasiones. Los objetivos empresariales sirven para delimitar estrategias y actuar como una guía efectiva en el desarrollo del crecimiento empresarial. Al final, son la brújula que delimitará el camino a seguir para obtener los fines propuestos.

Ninguna pequeña empresa creció hasta alcanzar un volumen comercial asumible, sin la planificación de una serie de objetivos prácticos y necesarios.

Por ello, como veremos a continuación, es importante que estén basados en metas alcanzables y específicas, para que pasado un tiempo prudencial se puedan analizar los resultados y establecer nuevas decisiones.

objetivos smart

También resulta esencial que los objetivos empresariales estén recogidos bajo el marco de la temporalidad y se fije en de acuerdo a un periodo de tiempo concreto. De nada serviría establecer un objetivo para plazos de tiempo no realistas o demasiado ambiguos, ya que el proceso de revisión por parte de la empresa sería mínimo.

Sin embargo, ¿cómo deberían ser los objetivos empresariales para que fueran efectivos? A continuación vamos a analizar cuáles son las características necesarias que debe tener un buen objetivo empresarial.

Objetivos SMART

George T. Dorian ideó un sistema de clasificación en relación a una serie de parámetros que marcaban la eficiencia de las metas que se proponía una empresa.

Él fue el artífice del conocido sistema SMART, que hoy día es utilizado por multinacionales y pequeños empresarios, dado su gran éxito de aplicación en todo tipo de organizaciones empresariales.

Y es que, para que un objetivo resulte eficaz en términos de empresa es necesario que cumpla los siguientes requisitos:

Debe ser específico

Es importante que el objetivo sea concreto para que cualquier persona del equipo o profesional que forme parte de la empresa, pueda entenderlo a la perfección y sepa cómo desarrollar la estrategia de trabajo en base al objetivo.

Si no somos capaces de concretar nuestra meta, difícilmente podremos llegar a alcanzarla.

Debe ser medible

Ten en cuenta que a la hora de definir un objetivo, este debe tener carácter de meta cuantificable.

Este tipo de estrategia se observa muy bien a nivel de análisis digital a la hora de establecer métricas de visibilidad de audiencia, o en los planes de marketing y ventas, para los que se fijan índices e indicadores de rentabilidad.

Por ejemplo, un objetivo no es aumentar las ventas, sino conseguir vender X unidades más en tres meses.

Debe ser alcanzable

Evidentemente un objetivo no es otra cosa que un reto ambicioso que busca conseguir un logro a través de una estrategia definida.

Sin embargo, el hecho de que sea un reto no implica que sea imposible de alcanzar. Y es que si los objetivos que establecemos suponen cifras inalcanzables para la empresa a corto plazo, no tienen ningún sentido y quedarán olvidados.

Debe ser realista

Esta idea viene al hilo del punto anterior, en el que comentábamos que solo aquellos objetivos realistas podrán ser tenidos en cuenta a la hora de planificar nuestras acciones empresariales.

Si tu web recibe 1000 visitas al mes no esperes que en 30 días, la cifra se multiplique por 10. Fija objetivos que sí puedan llegar a cumplirse.

Debe ser temporal

Es importante que el objetivo se encuentre inmerso en una línea de tiempo bajo una orden cronológico.

Este factor es esencial a la hora de definir las distintas etapas que constituirán el plan de objetivos para alcanzar la meta propuesta.

Como ves, transformar las metas de una empresa en objetivo SMART no es una tarea imposible. Tan solo hace falta dedicar un poco de tiempo a analizar mejor cuáles son las herramientas con las que cuenta la empresa y los resultados que se planean conseguir.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No