Cómo encontrar una ventaja competitiva

Iván García
Una ventaja competitiva es aquella característica o atributo de un negocio que le aporta una cierta superioridad en relación a los competidores. Por lo general, solemos pensar que la ventaja competitiva se centra sobre todo en las características de un servicio o producto concreto que nos proporciona esa ventaja para conseguir los objetivos marcados. Sin embargo, existe la posibilidad de alcanzar esas ventajas en factores mucho más amplios.

Encontrar una ventaja competitiva implica disponer de un atributo superior que el resto de marcas o productos no tienen. Esto implica que una empresa es mejor que el resto de competidores, y con los que puede entregar mayor valor a sus usuarios.

Cómo encontrar una ventaja competitiva
Imagen: Indypendenz || Shutterstock

Desarrollar una ventaja competitiva resulta importante para cualquiera que desee destacar respecto a la competencia, y atraer de esta manera el mayor número de clientes. Para que esta ventaja se pueda sostener se hace preciso proporcionar unos productos con un mayor valor agregado, así como disponer de un servicio al cliente que no pueda ser duplicado por los rivales.

Cómo identificar una ventaja competitiva

Además de ofrecer servicios o productos innovadores o en unas condiciones económicas más favorables en relación a la competencia, también hay que buscar un elemento diferencial en otros aspectos que puedan captar la atención de los clientes y que nos tomen como alternativa.

Hay varias clases de ventajas competitivas. Entre ellas las externas, que van implícitas al producto como tal y que implican una ventaja directa para el cliente. Estos beneficios proporcionan al usuario la satisfacción de una necesidad que hasta la fecha no estaba cubierta y que le permite a la compañía alcanzar una posición de liderazgo en el mercado.

Por su parte, las ventajas competitivas internas son aquellas que generan valor al productor y que se centra en la competitividad de la empresa en aspectos como los costes de fabricación, de administración, distribución o de gestión. Permiten que la empresa en cuestión ofrezca a un precio más reducido los bienes y servicios.

Para saber qué hacer para tener una ventaja competitiva, en primer lugar hay que analizar las necesidades del mercado, haciendo un análisis de la competencia y conociendo todo lo que ofrecen. También hay que diseñar sistemas de producción y posicionarse como compañía de referencia en el sector en el que nos centramos. Una vez que se encuentre esa ventaja, hay que saber cómo desarollarla y explotarla.

Consejos para encontrar una ventaja competitiva

Para encontrar una ventaja competitiva existen muchos caminos, pero existen sobre todo tres enfoques que nos permitirán desarrolllarla con una mayor efectividad:

  • Tener los precios más económicos: esto implica reducir lo máximo posible los costes operativos y distribución, además de constituir un sistema de provisión de valor eficiente, que ayuda a ofertar unos productos de calidad y fiables. Al proporcionar unas tarifas más baratas respecto a la competencia se conseguirá ganar una mayor cuota de mercado.
  • Ofertar el mejor producto:  para ello hay que ofrecer un valor superior respecto a los rivales a través de unos productos más innovadores que le permitan alzar una posición de liderazgo en su sector. Si se recurre a esto, será necesario invertir una importante cantidad de recursos a la generación de ideas, a la búsqueda de soluciones y contar con una comercialización rápida.
  • Adaptar la oferta al cliente: en vez de centrarse en un mercado general sería conveniente enfocar los esfuerzos a satisfacer las necesidades de un público concreto. Esto acarrea dividir con precisión el mercado y ajustar al máximo los servicios o productos para que satisfagan las necesidades del cliente.

Al margen de la estrategia que se siga, identificar una ventaja competitiva lleva más tiempo de lo que la mayoría se piensa. Cuando nos disponemos a crear una empresa, es fundamental que nos planteemos cuál es nuestra ventaja competitiva, para demostrar que somos diferentes a la competencia. Es importante no querer destacar en todos los aspectos y centrarse en una única faceta, para no crear difusión en el mensaje.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No