¿Cómo gestionar los errores de tu equipo?

A la hora de liderar tu propia empresa es imprescindible mantener a todo el mundo implicado en el proyecto y con la motivación necesaria para dar lo mejor de sí cada día. En este sentido, cuestiones como la gestión de los errores humanos se antojan esenciales para mantener la moral de la tropa elevada. Está claro que el que tiene más a perder eres tú, al fin y al cabo es tu empresa y parte de tu futuro depende de ella, pero hay que tener mano izquierda a la hora de gestionar los errores de tus trabajadores. Para ello, te proponemos una serie de trucos que puedes utilizar en la gestión de Recursos Humanos cuando detectes un error.

Trátalo en frío y en privado

Nunca debes criticar en público el trabajo de un miembro de tu equipo, por muy flagrante que haya sido el error. Lo primero que debes hacer es analizar las circunstancias en las que se ha producido ese error, ya que muchas veces el error de un trabajador es fruto de un error previo de la empresa, que le ha hecho asumir más responsabilidades de las que debería o lo ha colocado en un sitio donde no debería estar. Siempre en privado, puedes comentar con otros compañeros o con el cliente afectado el error, las consecuencias que ha tenido, etc., pero sin señalar a nadie.

Gestionar errores de trabajadores

Imagen: fotoinfot || Shutterstock


Ya en frío, convocaremos al trabajador en cuestión a una reunión en privado, individual, para analizar la situación. Hay quienes prefieren hacer esto de forma pública para dar una lección al resto de trabajadores, algo que va en contra del objetivo de evitar que se repita de nuevo el error y que se puede girar en nuestra contra: por una parte, el trabajador se desmoralizará y su rendimiento puede verse afectado; por la otra, el miedo a un nuevo error y la bronca posterior se apoderará del resto de la plantilla, lo que afectará negativamente su rendimiento.

Intenta que reconozca su error

Primero, debes mostrar a ese trabajador pruebas del error. No podemos acusar a nadie de un error sin pruebas que lo demuestren, pero es algo que haremos con suavidad. Evitaremos el uso de adjetivos calificativos que puedan dañar los sentimientos del trabajador o los trabajadores que han cometido el error, y si ha sido múltiple procura que no se culpabilicen mutuamente o se intente buscar al culpable en una especie de caza de brujas que puede afectar la estabilidad y capacidad de trabajar en equipo de tus empleados.

Una de las mejores cosas que puede pasar es que el trabajador reconozca directamente su error y las causas que le han llevado a cometerlo. El simple hecho de que un miembro del equipo reconozca ante ti, el jefe, o ante el resto del equipo que ha cometido el error es un acto de valentía que debemos reconocer. Recuerda que no queremos penalizar -se pondrá a la defensiva- sino buscar el origen del problema para poder encontrar soluciones de cara a evitar que se reproduzcan estos errores en el futuro.

Buscad soluciones conjuntas a los problemas de la empresa

Si el error ha sido fruto de un problema empresarial es la hora de escuchar las propuestas tanto del responsable del error como del resto del equipo para evitar que en el futuro se vuelvan a repetir este tipo de situaciones. Con esta forma de gestionar los equipos reduciremos la conflictividad laboral, mejorará la química entre los trabajadores, sentirán que sus propuestas son valoradas y podéis plantear soluciones conjuntas de cara al futuro. Se pueden adoptar nuevos protocolos o métodos de trabajo para prevenir errores, nuevas formas de control y supervisión, etc.; siempre desde un punto de vista realista para que no se den nuevos errores.

Plantilla gestión de proyectos

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No