Cómo gestionar tu inventario de manera eficaz

Pau Sisternas

La gestión del inventario es vital para el éxito de tu empresa, pero es mucho más difícil de lo que parece a simple vista. No basta con marcar un límite y hacer un nuevo pedido a partir de ahí, ya que estaríamos desatendiéndolo. Hay que llevar el inventario al día, y para ello te proponemos un repaso por las mejores estrategias para gestionar eficazmente el inventario de tu empresa. Así te aseguras de que nunca falta de nada, y puedes ofrecer todos tus productos a tus clientes sin preocuparte por el fin de existencias.

¿FIFO o LIFO?

Podemos gestionar el inventario mediante el modelo FIFO (first in, first out) o LIFO (last in, last out). Parece claro que nos decantaremos por la primera opción, vendiendo antes lo primero que llegó al inventario. Así, te evitas preocuparte por la fecha de caducidad y, en el caso de productos no perecederos, evitas el desgaste o pérdida de propiedades. En caso de tener varios lotes del mismo producto sí que podemos aplicar el LIFO, vendiendo antes el último lote almacenado, que será el que tenemos más a mano.

Inventory

mavo || Shutterstock

Niveles conjuntos a la par

Se trata de una técnica basada en la mínima cantidad de productos que tener a mano. Cuando el inventario rebasa el límite marcado, hay que hacer un nuevo pedido, de nuevo el mínimo. Así se puede saber cuánto tardamos en vender un producto y en reponerlo en nuestro inventario. Exige una serie de cálculos, pero nos permite sistematizar los pedidos, y cualquier trabajador podrá hacerlo. Eso sí, hay que ir actualizándolo cada cierto tiempo para comprobar que la periodicidad con la que se hacen los pedidos es adecuada.

En este sentido, es muy interesante contar con la plantilla de gestión del inventario, stock y pre-order que hemos desarrollado en Emprendepyme. Se trata de un documento donde podrás llevar al día tanto el inventario de tu empresa como el tiempo de consumo y entrega de cada proveedor. De este modo, te será mucho más fácil seguir esta estrategia de gestión del inventario. Por si fuera poco, nos permite generar una base de datos de proveedores y lanzar las órdenes de compra.


Plantilla Excel de gestión de inventario y stock

Códigos de prioridad

No todos los productos tienen la misma importancia para la tienda. Hay algunos que nos exigen más atención, así que podemos seguir un código de prioridad en nuestro inventario. Puedes ser numérico (1, 2, 3), alfabético (A, B, C) o de colores (verde, amarillo, rojo). En el primer escalón estarían los productos de alto valor con baja frecuencia de ventas, que exigen bastante atención debido a su impacto financiero. En el segundo, los de valor moderado con ventas moderadas y en el último los productos de bajo valor con elevadas ventas, que necesitan una menor atención.

Diseña un plan de contingencia

Por muy bien que gestiones el inventario, siempre pueden aparecer problemas inesperados, como un aumento inesperado de ventas que nos deja sin stock, errores de cálculo que provocan un excedente o una falta de inventario, la falta de liquidez que impide comprar un producto, un almacén demasiado pequeño para el inventario, un proveedor que deja de ofrecer un producto... Tarde o temprano puede pasar, así que hay que hay que estar preparado para estos inconvenientes.

Recuerda que una buena gestión del inventario nos ayuda a evitar el deterioro de los productos o la pérdida del inventario. Hay que tenerlo actualizado al día, y nos permite reducir el coste de mantenimiento, en especial cuando tenemos productos difíciles de mover. Una gestión eficaz del inventario nos permite ahorrar dinero, tanto en el momento como a la hora de solicitar nuevos productos para el inventario.

Curso Finanzas para no financieros Intefi

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No