¿Cómo lo estoy haciendo?

Laura Sánchez

Como lo estoy haciendoLa pregunta clave que nos hacemos a menudo todas las personas que queremos desarrollarnos personal o profesionalmente es: ¿Cómo lo estoy haciendo? Es una pregunta difícil de formular ya que a menudo tememos la respuesta de los demás. Requiere pues valentía y un firme propósito de crecer como persona.

Además, se trata de una cuestión clave en todos los aspectos de nuestra vida. Así pues imaginémonos que sería preguntarle de vez en cuando a mi pareja “¿Cómo lo estoy haciendo como tu pareja?”, o que impacto tendría para nuestros hijos preguntarles “¿Cómo lo estoy haciendo como tu madre/padre?”, o a nuestros colaboradores en la empresa, “Cómo lo estoy haciendo como jefe/a?, o inclusive a la gente que vive alrededor nuestro, “Cómo lo estoy haciendo como tu vecino/a?”.

Imaginémonos sólo por un momento lo que esto supondría para nosotros y para los demás. Por descontado los demás se sorprenderían de nuestra demanda. En muchos casos se quedarían inclusive incómodos y sin saber qué decir o cómo empezar. Y no es que no tengan cosas por decirnos, simplemente no están acostumbrados a que se lo pidamos. Por eso nos cuesta formular esta pregunta, ya que sabemos la posible reacción de los demás. Pero dicho esto, en la mayoría de los casos la impresión de los demás sobre nuestra demanda sería vista como una muestra de respeto y estima hacia ellos. ¿Quién no agradece en el fondo la invitación que alguien le hace para poder vivir una mejor relación con personas cercanas y, por consiguiente, poder vivir mejor?




En un proceso de Coaching, el coachee (participante del mismo) hace esta misma pregunta muchas veces. Se la hace a sí mismo, y la hace a los demás, básicamente a quienes comparten más el día a día personal y profesional con él o ella. Y lo hace desde el principio del proceso de desarrollo. Se trata de mirarse al espejo con detenimiento y verlo todo con más pausa y detalle. Haciéndolo seguro que reconocerá aspectos que le agradan mucho sobre su persona, pero también se dará cuenta de qué es aquello que quiere verlo de forma distinta.

En el mundo del Coaching Ejecutivo utilizamos diversos tipos de recursos para poder ofrecer un espejo a nuestros clientes. A veces se trata de herramientas de Feedback 360º, que son cuestionarios on-line donde las personas de mi alrededor (jefes, compañeros, subordinados, clientes, proveedores, etc) valoran de forma anónima mi desempeño en diferentes competencias de liderazgo o de trabajo en equipo.

También utilizamos herramientas donde un equipo, al igual que se hace a nivel individual, puede llegar a ver donde está su fortaleza como grupo y donde se encuentran sus mayores obstáculos y limitaciones.

En definitiva, se trata de preguntarnos de vez en cuando el cómo lo hacemos para poder tomar consciencia de nuestra área de mejora y de allí poder seguir creciendo como personas y como profesionales y, de esta manera, ser más felices en las distintas áreas de nuestra vida, y poder hacer más felices a los demás. ¿Quién no quiere esto?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No