¿Cómo medir el endeudamiento de una pyme?

Es importante y prácticamente un deber, que analices tu empresa desde diferentes perspectivas. Una que es fundamental para controlar y garantizar el crecimiento y éxito de tu empresa es la perspectiva financiera.

Resulta primordial que, a la hora de analizar el punto en el que se encuentra tu pyme, debas ocuparte de aspectos que son  básicos, tales como: su nivel de endeudamiento, los plazos de cobro y pago o la solvencia.

¿Qué es el endeudamiento?

Conocer el nivel de endeudamiento de tu pyme es de suma importancia, para evitar comprometer la viabilidad de tu empresa en el futuro. Conocer el nivel de la deuda supone un pilar básico para que tu negocio se sostenga firme. Asimismo, resulta clave para llevar a cabo una óptima gestión empresarial.

"Es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas" - Benjamin Franklin.

Ya lo decía Benjamin Franklin: “Es mejor acostarse sin cenar que levantarse con deudas”. Lo cual se traduce en que es preferible renunciar a una necesidad básica (cenar), antes que pedir prestado al restaurante por ello.

Endeudarse es obligarse a devolver un favor, un favor que se convierte en dinero. El endeudamiento es aquel conjunto de obligaciones de pago contraídas por tu pyme. Y, en la actualidad, recurrir a la deuda se convierte en un hecho común, pues nos permite adquirir bienes o servicios de manera mucho más rápida.

Realizar guión de venta

Imágenes: Syda Productions || Shutterstock

Ratios para medir el endeudamiento de tu empresa

Medir el nivel de endeudamiento te ayudará a saber si tu empresa está en equilibrio entre la financiación ajena (de agentes externos) y la propia. Son muchos los métodos para medir el endeudamiento que pueden emplearse. Sin embargo, vamos a centrarnos en los que consideramos son principales para evaluar el endeudamiento:

Ratio de endeudamiento

Se calcula dividiendo el pasivo entre el activo de la empresa.


Para que este ratio se considere razonable, debe dar como resultado en torno al 50-60%. Si da un porcentaje mayor, quizá es que estés arriesgando y comprometiendo demasiado la solvencia de tu empresa y, por ende, su capacidad de sobrevivir en un medio plazo.

Una solución en caso de que superaras el nivel considerado óptimo, sería acudir a una ampliación de capital o la solicitud de subvenciones, por ejemplo.

Ratio de calidad de la deuda

Se calcula dividiendo el pasivo corriente entre el pasivo total.

Cuanto menor sea este ratio, mejor. ¿Qué puede empeorar este ratio? Que, por ejemplo, nos cueste hacer frente a los vencimientos de la deuda a corto plazo. Por tanto, una buena opción es transformar la deuda a largo plazo, teniendo así un margen de maniobra mayor para actuar y hacer frente a la obligación de pago.

Ratio de capacidad de devolución de la deuda

Se calcula dividiendo el flujo de caja entre los préstamos.

En este caso, cuanto mayor sea el resultado, mejor. Ello quiere decir que tenemos facilidad para devolver la deuda, que podemos hacer frente a la misma.

Ratio del coste de la deuda

Se calcula dividiendo los gastos financieros entre la deuda con coste.

¿Lo ideal? Que sea igual o que esté por debajo al valor de nuestro dinero. Por tanto, será un ratio que deberás vigilar muy de cerca. Puede darse que los costes financieros sean demasiado elevados (esto es, estén por encima del 1 o 1,5%). La solución pasa por renegociar la deuda con la entidad financiera que te haya prestado el dinero, por ejemplo.

Por tanto, a la hora de analizar tu pyme desde un punto de vista financiero, no sólo debes centrarte en los ingresos y gastos en que incurres. Debes ir un paso por delante y tener en cuenta el nivel de endeudamiento de tu empresa, factor que muchas veces se pasa por alto.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No