¿Cómo reducir riesgos en un emprendimiento?

riesgo emprendimiento
Algunas formas de reducir los riesgos son:

1. Emprender cuando se es joven y sin muchas responsabilidades.

Los jóvenes podrían hacer un contrato con sus padres mediante el cual estos le siguen dando dinero, es decir, lo siguen manteniendo, y el hijo los convierte en accionistas de su empresa. El hijo es un emprendedor con accionistas que invierten en su negocio.


2. Emprender cuando se es recién casado. La mejor manera de emprender un negocio sin mucho riesgo es hacerlo recién casado. El que gane menos debe renunciar y dedicar todo su tiempo y todo el dinero que han ahorrado, incluyendo  el dinero que tenían pensado usar para el enganche de la casa, para emprender un negocio. Si el negocio es exitoso, la familia nueva asegura su patrimonio futuro, mientras que si el negocio fracasa, la familia subsiste porque uno de los dos sigue trabajando con un sueldo y todavía no tienen responsabilidades fuertes (asumiendo que no tienen hijos que van a la escuela).

3. Tomarse un sabático. Durante ese periodo tratar de lanzar el negocio; si el negocio empieza a dar frutos, entonces renunciar al trabajo y dedicarse 100% al nuevo negocio; si el negocio da señales de que va a fracasar, cerrarlo y regresar del sabático al trabajo anterior.

4. Empezar con una franquicia. Comprar una franquicia  tiene riesgo limitado pero también rendimiento limitado. Una persona nunca se va a ser rica teniendo una franquicia.  Empezar así puede ser una gran manera de  adquirir experiencia para después emprender otro negocio.

Estas son algunas maneras de disminuir el riesgo para emprender un negocio. En todo caso es  necesario recordar que la clave de los emprendedores exitosos es nunca ser imprudente, arriesgar lo menos posible, o lo que es lo mismo, atacar los riesgos mejor que los demás.