¿Cómo se financia una empresa?

Todos los emprendedores y empresarios son conscientes de la importancia que tiene la financiación de las empresas para el desarrollo de un negocio. Conocer los detalles de la financiación empresarial es fundamental para una correcta gestión del negocio y las inversiones que se realizan. Por ello, queremos enseñarte cómo se financia una empresa y de donde provienen los fondos necesarios para la viabilidad del negocio.

Financiación en Pasivo

Estas formas de financiación son las que provienen de fuera de la empresa y que, por lo tanto hay que devolver. Estas partidas forman parte del pasivo en la contabilidad de la empresa.

  • Proveedores: las empresas se financian con los proveedores a través del pago tardío de sus productos. Cuando se le paga a 30 o 60 días a los proveedores, las empresas están financiando esa inversión durante ese tiempo.
  • Anticipos de clientes: cuando un cliente te abona una parte de la cantidad fijada por adelantado, está ayudando a financiar la actividad de tu empresa hasta que se formalice la venta y se haga el pago completo.
  • Préstamos a corto plazo: son los préstamos que se deben devolver en menos de un año.
  • Préstamos a largo plazo: la amortización de estos préstamos es superior a un año. Se utilizan para financiar inversiones muchos más grandes para la empresa.
  • Leasing: el leasing es una forma de financiación muy interesante para la adquisición de transportes o equipos informáticos. Se basa en alquileres con opción a compra
Maneras de financiar una empresa

Imagen: Number1411 || Shutterstock

Financiación a través del patrimonio neto

Sin embargo, no toda la financiación de una empresa proviene del exterior. Las organizaciones empresariales pueden utilizar su propia patrimonio para financiar su proyectos o inversiones con el objetivo de que no cueste dinero a la empresa.

  • Subvenciones: las subvenciones para pymes son ayudas aportadas por parte de la administración pública por diferentes motivos. Se consideran parte del patrimonio cuando las empresas no tienen que devolverlas.
  • Reservas: las reservas son los recursos que posee la empresa y que provienen de los beneficios obtenidos el año anterior y que no se han repartido en dividendos. En ocasiones, las empresas prefieren no repartir beneficios para financiar próximas inversiones que permitan el desarrollo.
  • Acciones convertibles: con estas acciones los accionistas pueden recuperar su valor dentro de un plazo acordado anteriormente.
  • Acciones preferentes: tienen derecho a un mayor beneficio que el que ofrecen las acciones corrientes.
  • Acciones sin derecho a voto: estas acciones ofrecen un mayor dividendo de los beneficios pero no dan opción a votar en la junta de accionistas.
  • Acciones corrientes: son las acciones tradicionales de una empresa. Son un parte del social de la empresa y dan la posibilidad de voto en la junta de accionistas.

Es muy importante que, antes de crear una empresa, tengamos claro cómo se financia una empresa para poder estudiar cuáles son las mejores opciones para obtener el dinero necesario que nos permitirá poner en marcha nuestro negocio. Para saber cuál es la opción idónea para financiar nuestra actividad es necesario realizar un plan de financiación que nos permita conocer las oportunidades que tenemos.

Plan de financiación