Diseña tu política de compensación con estos 6 consejos

Desirée Puchades

Compensar el talento humano es la mejor manera de retenerlo. Las compensaciones laborales son una gran opción para motivar y fortalecer el vínculo entre los empleados y la empresa. Pero, no vale una opción cualquiera, lo ideal es contar con una política de compensación relevante y significativa para el personal. Para mejorar la compensación que reciben los trabajadores, puedes contar con un plan de comunicación completo, los beneficios sociales, la flexibilidad laboral y otros aspectos que destacamos en este artículo.

Cómo mejorar la compensación de los trabajadores

¿Qué son las políticas de compensación?

Cuando hablamos de una compensación en RRHH hacemos referencia a un tipo de gratificación que reciben los trabajadores a cambio de su trabajo, es una cuestión que puede ayudar a retener el talento y al empleado satisfacer sus necesidades materiales.

¿Cuáles son los tipos de compensaciones que existen?

Cuando un trabajador decide trabajar para una empresa lo hace porque el sector le gusta, por la remuneración y por otras cuestiones que no se atribuyen al salario al uso, sino a unas condiciones de trabajo flexible, u otras ventajas que se conocer como compensaciones laborales. Es decir que existen una serie de elementos monetarios pero también otros intangibles que juegan un papel crucial. Lee con atención y descubre los tipos de compensaciones laborales que hay actualmente y en qué medida puedes implantarlas en tu empresa:

  • Vacaciones: los días de descanso son necesarios y ayudan a desconectar, recargar pilas.
  • Bono de productividad: se trata de un ingreso adicional al salario que se estipula en función de los niveles de productividad y favorece el trabajo orientado a resultados y objetivos.
  • Jornada flexible: no tener un horario fijo y que tu equipo pueda organizarse el tiempo de trabajo para conciliar con su vida personal y familiar es una de las mejores opciones que existen. La libertad de horarios y la flexibilidad ayudan a ajustar los horarios en base a las necesidades personales.
  • Seguro médico: uno de los tipos de compensaciones que existe es el seguro médico, que permite obtener atención médica sin un coste para él e incluso sus familiares directos.
  • Fondo de ahorro: otra opción es incentivar el ahorro de parte del salario de los trabajadores, de forma que reteniendo un porcentaje pequeño del salario se puede generar un porcentaje adicional de beneficio además del dinero ahorrado.

Pasos para crear un plan de compensaciones

Una buena política de compensación busca estandarizar los criterios de asignación de remuneraciones tanto monetarios como emocional. Un parte de peso en dicha compensación está desarrollada por el sueldo, los inventivos y las prestaciones tanto en especie como en efectivo. Siempre debe existir un vínculo entre el desempeño y la compensación.

Toma nota de los siguientes consejos para determinar un plan de compensaciones eficiente que cubra las necesidades de tu personal, presta especial atención:

1. Comprender las necesidades básicas

No vale incluir cualquier tipo de compensación, debes estudiar cuál es la edad media de tu plantilla, sus aspiraciones, y qué necesidades básicas les interesa cubrir. Además, ten en cuenta que el diseño de una política de compensación en un negocio debe ser fácil de comprender y calcular.

2. Ofrece facilidades a tu equipo

Una estrategia de compensación laboral debe ir de la mano de la valoración, el compromiso... En este sentido, la empresa puede tener colaboraciones con bancos, el sector de educación, salud, ocio.... Para poder disfrutar de ciertos servicios que de otra manera no son tan accesibles o sencillos.


La retribución flexible es una herramienta que permite diseñar este tipo de compensaciones de forma personal, es decir si necesita una guardería, un seguro o el pago del transporte se puede realizar mediante esta alternativa y se toma como compensación económica, de forma que se ahorra un porcentaje.

3. Valora el salario emocional

No todo es el salario monetario, el salario emocional no incluye las cuestiones de carácter económico, más bien ayuda a satisfacer las necesidades tanto profesionales como personales del trabajador con la finalidad de mejorar su calidad de vida y favoreciendo la conciliación laboral.

En esta sentido, hablamos de los planes de formación, las oportunidades de promoción, los reconocimientos, la participación en la toma de decisiones, el horario flexible, el teletrabajo... Otro componente importante sobre las compensaciones no monetarias son las condiciones en las que se desenvuelve el trabajo y la satisfacción en la ejecución.

4. Reconoce el alto rendimiento

Asocia los buenos resultados y los niveles altos de rendimiento laboral con unas medidas de compensación o una serie de beneficios salariales, basados en objetivos claros, medibles y alcanzables para evitar la desmotivación del equipo.

5. Implanta medidas de futuro

EL futuro de tus empleados es importante, por ello uno de los consejos para trabajar las compensaciones laborales es tomar medidas y elevar el sentimiento de satisfacción. Los planes de pensiones, los planes de jubilación o los planes de ahorro son algunas de las opciones con miras a futuro. Otra alternativa es tener la opción de invertir en el patrimonio de la empresa, esto suele reforzar el sentimiento de pertenencia, alinear los objetivos del empleado y de la empresa y crear un buen vínculo entre el empleado y la empresa.

6. Cuenta con una herramienta específica

Apostar por un software para diseñar un plan salarial justo y una serie de compensaciones laborales puede ayudar a tu equipo de recursos humanos a gestionarlo. Existen un sinfín de herramientas tecnológicas que automatizan ciertos procesos y que permiten la gestión del capital humano y su retribución fácilmente.

Si te cuestionas cómo mejorar la compensación de tu empresa, repasa todas estas cuestiones y en cualquier caso, siempre puedes pasar una encuesta a tus empleados para conocer su opinión y saber qué opciones de compensación pueden encajar mejor en sus necesidades personales.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No