5 Ejemplos de empresas financiadas por business angels

Pau Sisternas

La figura del business angel es fundamental para el éxito de muchos proyectos, tanto para grandes empresas como en negocios más pequeños que necesitan ese pequeño espaldarazo para crecer. El business angel no solo aporta su capital al crear una empresa, también ofrece su experiencia y conocimientos al proyecto donde invierte. Es una alternativa de financiación a las convencionales, como los créditos bancarios que muchas entidades son reacias a ofrecer a este tipo de proyectos. De hecho, algunas inversiones no tienen grandes expectativas en cuanto a dividendos... aunque grandes empresas empezaron así. Google o Amazon son algunos de los ejemplos de empresas financiadas por business angels, conoce más detalles.




Ejemplos de negocios financiados por business anglels

Empresas conocidas y financiadas por business angels

Antes de seguir leyendo te proponemos que pienses en alguna empresa financiada por Business Angels. ¿Te viene alguna a la cabeza? Seguramente conozcas infinidad de empresas que han crecido gracias al apoyo de un business angel, pero quizá no lo sepas. A continuación te presentamos cinco empresas que han llegado a la cima mundial y que empezaron con el apoyo de business angels.

  • Google: una empresa que ha cambiado radicalmente nuestras vidas, y que no hubiese llegado a lo que es hoy en día sin el apoyo de los business angels. Originalmente, era un proyecto universitario de Larry Page y Sergey Bin, que obtuvo financiación, primero, de la universidad de Stanford y en una segunda fase de varios inversores como Michael Mortiz, quien invirtió en la empresa en 1999.
  • Starbucks: ¿sabías que en sus inicios únicamente vendía granos de café? Algo que nos parece casi utópico en pleno siglo XXI, pero no hace más de 50 años cuando abrió el primer establecimiento en la ciudad de Seattle. Desde entonces no ha dejado de expandirse gracias a una gran estrategia... y a una inversión que en sus primeros años llegó de mano de los business angels.
  • Facebook: todos sabemos que la historia de la actual Meta, matriz de WhatsApp, Instagram o Facebook comenzó en el garaje californiano de Mark Zuckerberg. Allí, Zuckerberg se asoció con el fundador de Napster, Sean Parker, y lograron una inversión de 450.000 euros de Peter Thief, uno de los fundadores de PayPal. No es su único business angel, más tarde Jim Breyer invirtió más de 10 millones de euros.
  • Amazon: la empresa de Jeff Bezos apareció en 1994 con un plan de negocios rompedor. Logró varios accionistas, pero estos se quejaban de que su inversión tardaba en rentabilizarse. ¿Cuál fue el punto de inflexión? La irrupción de Tom Alberg como business angel, aportando no solo la inversión que Bezos necesitaba para llevar su negocio un paso más allá, también sus conocimientos. El resultado, todos lo conocemos.
  • Body Shop: no solo las tecnológicas pueden aprovechar la inversión de un business angel. A mediados de los años '70 nacía en Brighton esta empresa especializada en la venta de productos de belleza en botellas recargables. En su fase semilla, obtuvo 10.000 libras esterlinas de Ian McGlinn, dueño de un taller mecánico, para que el proyecto se desarrollase. Hoy en día, es un gigante en su sector.

¿Y qué pasa en España? En nuestro país también encontramos empresas y startups que han crecido de la mano de la inversión de un business angel. Nombres como Tiendeo, BlaBlaCar, Deporvillage, Hawkers o Glovo no hubiesen llegado a ser referentes en su sector si en su día no hubiese habido una serie de inversores que creyeron en sus proyectos e invirtieron en ellos. Y aportaron como business angels capital de riesgos, contacto, confianza y asesoría, entre otras cuestiones para ayudar a crecer estas ideas de negocio.

Recuerda que esta inversión no es a cambio de nada. El business angel esperará obtener ciertas contrapartidas a cambio, especialmente cuando la empresa comience a crecer y a obtener beneficios. Detrás de estas inversiones se esconden auténticos gurús que convierten en un éxito cualquier proyecto al que se acercan, aunque lo verdaderamente importante es una buena idea.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No