4 funciones de los recursos humanos en la gestión del talento

La gestión del talento y el departamento de recursos humanos han experimentado grandes avances en los últimos tiempos. Esto es debido a la creciente importancia que han desarrollado en el entorno de las organizaciones y el mundo empresarial. Demostrado queda en miles de artículos la conexión entre la competitividad y la productividad con la motivación laboral.

La gestión del talento se refiere al proceso que desarrolla la incorporación de nuevas personas a la empresa u organización. El objetivo es incrementar y mejorar la competitividad de las empresas.

Hasta hace unos años, esta misión de atraer a profesionales a la empresa ha sido la función principal del departamento de recursos humanos. Sin embargo, ahora la misión central se basa en retener el talento. Así como preparar a los trabajadores para aumentar sus rendimientos. En este artículo, nos centraremos en las denominadas como funciones clave de la gestión del talento.

Fases de la gestión del talento y los recursos humanos
dotshock || Shutterstock

Importancia de los recursos humanos en la gestión del talento

El departamento de recursos humanos no debe ser considerado como el actor del mero proceso de contratación y pagos de salarios. Sino que se tiene que contemplar como una pieza clave dentro de la organización es responsable de las personas. Son el motor de llevar a cabo las acciones estratégicas de captación y retención de los recursos.

La pérdida de un profesional cualificado, y bueno en lo que hace, supone un coste que no solo se refleja en la pérdida de conocimientos. Esta pérdida tiene también su reflejo en la productividad del nuevo candidato. Este nuevo ingreso supone una realentización del resto de miembros del equipo.

La implantación de nuevos procesos de gestión de talento conlleva una serie de funciones y procesos de vital importancia. Estos se traducen en beneficios de la gestión del talento en las empresas.

La selección de talento

La selección de personal hace referencia al proceso mediante el cual se eligen a aquellas personas que se postulan como idóneos. Es decir, que poseen las competencias necesarias para el puesto. Esta selección es una de las funciones de los recursos humanos. A menudo se confunden las funcionalidades entre ambos, pero existen diferencias entre la gestión del talento y de los recursos humanos.

El puesto debe definirse previamente, las competencias y obligaciones que acarrea el cargo en la empresa. Este debe especificar los conocimientos, capacidades y habilidades requeridas. Todo ello en base a obtener los mejores resultados posibles para cumplir con los distintos tipos de objetivos empresariales.

La formación empresarial

En cuanto a la formación empresarial, es uno de los puntos esenciales que la empresa cuente con un programa de aprendizaje y formación continuo. Esto permite fortalecer las competencias de los empleados. Y de esta manera, se forjan conocimientos mientras que paralelamente se crea talento en la organización.

Estas fórmulas de aprendizaje continuo crean valor en la empresa. Hacen que los profesionales se interesen en nuestra empresa. El poder de la perseverancia y la ambición de mejorar en el entorno laboral son dos de las características más importantes reflejo del talento.

El desarrollo profesional

El desarrollo profesional constituye una de las funciones con mayor peso dentro de la gestión del talento. Relacionado con lo anterior, este desarrollo permite mejorar el potencial de las personas en base a las competencias.

Este seguimiento personal proporciona un crecimiento profesional y laboral del empleado. Sin duda alguna, esto se traducirá en un mayor y mejor compromiso con la empresa u organización. Y esto a su vez en un aporte mayor.

Dashboard Recursos Humanos

Evaluación del desempeño

La evaluación del desempeño es uno de los elementos clave de todo el proceso. Este permite que se verifique el desarrollo de las competencias del personal. Permite identificar las debilidades y oportunidades de los miembros del equipo. Y, así, desarrollar un proceso de retroalimentación que permita implantar programas de formación.

La gestión cada vez más difícil en un entrono tan competitivo supone un reto. Se trata de un nuevo proceso de administración de personal, por ello surge cada vez más iniciativas para mejorar este proceso. Por ejemplo, la adopción de nuevas tecnologías ayudan a implantar nuevas políticas de gestión del talento. Estas aportan mejoras en los procesos de selección, favorecen la comunicación interna en la empresa facilitando el flujo de trabajo y el clima laboral.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No