6 herramientas para organizar y celebrar los logros de tu empresa

Pau Sisternas

Todos sabemos que los logros u objetivos profesionales deben ser algo motivante, un estímulo para dar lo mejor de nosotros mismos cada día cuando empezamos nuestro turno de trabajo. Pero más allá de la motivación laboral y los objetivos marcados por el camino, tenemos la suerte de contar con todo tipo de ayudas para ello.

Por eso, hoy nos vamos a fijar en una serie de herramientas de ayuda para crear y conquistar logros profesionales para nuestra empresa, una pequeña ayuda que cualquiera debería conocer y aprovechar en su trabajo diario.

Componentes de un grupo de discusión

1. ToDoist

Si queremos crear un logro, necesitaremos una serie de pasos intermedios para alcanzarlo. Pues algo así es lo que nos proponen las listas digitales de ToDoist, una herramienta con la que conoceremos en todo momento dónde estamos en nuestro camino hacia los objetivos y el trabajo pendiente.

Nos permite incluir fechas de entrega o distribuir y asignar tareas, lo que también facilita la colaboración entre los diferentes miembros de la empresa. Así, podemos ver si todos cumplen y el trabajo colaborativo funciona o si hay alguien que no se esfuerza como los demás.

2. Coach.me

Muchas veces creamos objetivos o alcanzamos logros a partir de los pequeños hábitos, esas tareas quizá secundarias pero que nos sirven para reforzar la imagen de nuestra empresa.


En el caso de las pymes, Coach.me es una solución muy interesante ya que funciona a modo de recordatorio de esas tareas que no siempre completamos pero que son imprescindibles para lograr las metas propuestas por la empresa: contestar correos, actualizar el blog, hacer llamadas... Pequeñas acciones que a base de repetirlas se convertirán en hábitos.

3. Asana

Una herramienta imprescindible para que los tipos de equipos de trabajo de menos de 30 personas acaben alcanzando los logros profesionales que se esperan de ellos. Nos permite gestionar en línea nuestros trabajos, proyectos y tareas, facilitando la organización del propio trabajo.

Cada miembro estará al día de las novedades y los progresos del proyecto, a la vez que conocemos las fechas límite o nos anticipamos a los riesgos que pueden afectar al trabajo. Es una herramienta cada vez más popular en los entornos digitales.

4. Confluence

Quizá el mejor complemento de Asana sea Confluence. Sobra decir que todas las herramientas son compatibles entre sí, pero el caso de Asana y Confluence es excepcional. Con este recurso podemos hacer que todo el equipo colabore en la búsqueda de los objetivos, incluso desde departamentos diferentes.

Mientras Asana está un poco más orientada a los objetivos diarios, con Confluence nos fijamos más en los objetivos individuales y de equipo. Cuando se completan las tareas u objetivos, nos llega una notificación por correo electrónico, por internet o a través de su app móvil.

5. Wunderlist

Estamos ante otra herramienta que nos permite fijar objetivos diarios, semanales o mensuales. De este modo, sabemos lo que tenemos que hacer cada día para alcanzar esos logros profesionales que tanto nos interesa conseguir. En todo momento sabremos cuál es la prioridad para nuestra empresa, lo que se traduce en una mejor organización del trabajo.

Por si fuera poco, puedes compartir los objetivos de Wunderlist con tus compañeros o subordinados, de modo que todos estén informados de los objetivos creados.

6. OKRs

Según explica el portal especializado Economiasimple.net, OKRs es el acrónimo de Objectives and Key Results, objetivos y resultados clave, funciona a partir de hojas de cálculo y es a medio plazo. Cada miembro del equipo de trabajo o de la empresa tiene cuatro objetivos trimestrales, tres a nivel profesional y uno personal, además de una acción con la que debe cumplir para alcanzar estos objetivos.

Para mejorar la química de equipo, estas hojas de cálculo se pueden compartir online entre todo el equipo para que los trabajadores se ayuden unos a otros a alcanzar unas metas personales que también son las de la empresa.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No