La importancia de la inteligencia emocional en la gestión de tu empresa

David López

Muchos gerentes y dueños de empresas se preguntan cuál es el papel que juega actualmente la inteligencia emocional aplicada a la empresa. En este post, descubrirás los beneficios que posee para la gestión de equipos el buen manejo de las emociones. ¡Allá vamos!

¿Qué es la inteligencia emocional?

La inteligencia emocional es la habilidad de reconocer y comprender las emociones. Así mismo, a identificar, sus impactos en el comportamiento y en la actitud. Aquellos que disponen de un nivel elevado de inteligencia emocional están en sintonía tanto con sus propias emociones como con las de los demás.

Inteligencia emocional para empresas

Impact Photography || Shutterstock

En otras palabras, la inteligencia emocional es la habilidad de saber identificar y gestionar tus propias emociones y las de otros individuos. Se dice que incluye tres destrezas: conciencia emocional; la habilidad de sacar partido a las emociones y aplicarlas a tareas como la reflexión o resolución de problemas; y la habilidad de gestionar emociones, donde se incluye la regulación de tus propias emociones y animar o calmar a otras personas.

La inteligencia emocional en el mundo empresarial

La inteligencia emocional implica ser sensible a y percibir las emociones de otros; además de tener la capacidad de facilitar de manera intuitiva un mejor comportamiento basado en este conocimiento. Además, el entorno laboral moderno está caracterizado por la 3 valores importantes:

  • la comunicación abierta
  • el trabajo en equipo
  • el respeto mutuo entre los empleados y sus supervisores.

Los jefes con inteligencia emocional pueden entender mejor a las personas que supervisan y motivarlos. Cabe señalar que los gerentes que realizan su trabajo a través de la intimidación, encuentran a menudo dificultades. Principalmente,  a la hora de adaptar su estilo de gestión a las demandas de los trabajadores de hoy. Tan es así que los jefes autoritarios tienen menos posibilidades de tener éxito a largo plazo. Sin duda alguna, un éxito muy limitado respecto a aquellos que se decantan por un estilo democrático de dirección.


En definitiva, si quieres triunfar en el mundo empresarial ahora y en el futuro, es importante que entiendas el papel que juega actualmente la inteligencia emocional aplicada a la empresa.

Dirección, liderazgo e inteligencia emocional

Los jefes con un alto nivel de inteligencia emocional enfocan las funciones de supervisión desde un punto de vista distinto en comparación con los jefes autoritarios. Hay que destacar que estos jefes comprenden la importancia de comunicarse de forma efectiva con los miembros de la plantilla y de tratar a los empleados con respeto. Aquellos que deseen ser jefes efectivos del siglo XXI, deben contar con el desarrollo de una comprensión más profunda del concepto de inteligencia emocional aplicada a la empresa y aplicarlo en sus estrategias de dirección.

Los que tienen cualidades sobresalientes de liderazgo tienden a poseer inteligencia emocional. Por consiguiente, es importante saber que el liderazgo no va ligado a tener un comportamiento autoritario. El liderazgo se otorga por parte de los empleados a los gerentes más efectivos; y está reservado para aquellas personas con altos niveles de integridad y excelentes habilidades comunicativas.

Por último, la persona que está en sintonía con sus emociones es capaz de comprender y empatizar con las emociones de los demás. Sobre todo, aquellas que repercuten en la actitud y el comportamiento.  Esta es la razón por la que la inteligencia emocional tiene tanto valor para los gerentes.

Conviene subrayar que es imprescindible que los jefes recuerden que una acción vale más que mil palabras. Se trata de algo que las personas con un alto nivel de inteligencia emocional parecen entender de forma innata. Por ello, la inteligencia emocional es tan importante para ser un gran líder.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No