La prejubilación de los trabajadores

Patricia Nuño
Las formas de llegar a término de la relación laboral son muchas. Una de ellas es la jubilación, tan ansiada y, a la par, tan temida, según con quién hablemos. Sin embargo, algunos trabajadores puede que finalicen su vida laboral de manera prematura a través, por ejemplo, de la prejubilación.

¿Qué es la prejubilación?

La prejubilación es una situación no amparada en nuestro Derecho, no existe en términos legales. No obstante, en la práctica es una realidad.

La prejubilación se da en aquellos casos en los que el trabajador llega a un acuerdo con su empresa para dar por finiquitado su vínculo laboral. En dicho acuerdo, se fijará también la retribución que el trabajador percibirá desde la fecha que se hace efectiva la prejubilación hasta la fecha en que llega la jubilación oficial.

La persona que acceda a la prejubilación recibirá el subsidio por desempleo y, además, una retribución extra por parte de la empresa para la que estaba trabajando.

A través de la prejubilación, el trabajador y la empresa llegan a un pacto por el que finiquitan el vínculo laboral. El trabajador percibirá una retribución hasta que se haga efectiva su jubilación oficial.

Acceder a la prejubilación, no obstante, tiene su parte positiva y negativa:

  • Ventaja: se deja de trabajar antes de la edad marcada por ley, es decir, se deja de trabajar antes de los 67 años. No hay una edad mínima a partir de la cual solicitar la prejubilación, pero ha habido casos en que trabajadores con 52 años por ejemplo, han solicitado dicha prejubilación.
  • Inconveniente: hay que realizar ciertas concesiones económicas, que dependerán de los años que se hayan cotizado.

Prejubilacion

Una persona que está prejubilada sigue estando dada de alta en la Seguridad Social, su empresa seguirá cotizando hasta que llegue la fecha de la jubilación.

La prejubilación se ha convertido en la última década en un sistema bastante empleado por grandes empresas a fin de abaratar costes e ir, poco a poco, rejuveneciendo su plantilla con nuevos talentos.

Lamentablemente, son muchos los trabajadores senior que se han visto “forzados” a acogerse a la prejubilación. Es una situación en la que, ni abandonan el mercado laboral, ni están jubilados, una especie de limbo digamos.

La empresa y el trabajador llegarán a un pacto de mutuo acuerdo donde se tratarán de brindar las condiciones óptimas y suficientemente favorables para que el trabajador lo acepte y pueda llegar sin problemas a la edad de jubilación y cobrar su pensión pertinente.

Diferencia entre prejubilación y jubilación anticipada

Suele caerse en el error de hablar de manera indistinta de prejubilación y jubilación anticipada. Pero, nada tiene que ver la una con la otra.

Sólo en una cosa coinciden y es que ambas suponen el retiro de la vida laboral.

1. Jubilación anticipada

La jubilación anticipada es una opción de retiro de la Seguridad Social. En este caso, el trabajador se convierte en pensionista contributivo, es decir, se jubila, abandona el mundo laboral de manera definitiva. Eso sí, lo hace a una edad más temprana de la reconocida en el texto legal: antes de los 67 años.

Al contrario que la prejubilación, la jubilación anticipada sí viene recogida en el marco legal. Concretamente,  en la Ley 27/2011 sobre actualización, adecuación y modernización del sistema de Seguridad Social.

No obstante, cualquier trabajador no puede acogerse a esta jubilación anticipada, sino que deberá cumplir unos requisitos, en función del tipo de jubilación anticipada al que se acoja.

2. Prejubilación

La prejubilación, por su parte, no causa baja en la Seguridad Social, quedando registrada la persona como desempleada y demandante de empleo. Asimismo, no existe una edad mínima para acceder a la prejubilación. Nace como fruto de un acuerdo entre la empresa y el trabajador, no recogiendo la normativa requisito alguno, dando vía libre a las partes a la hora de pactar y acordar las condiciones. Por regla general, la empresa se compromete a abonar al empleado entre el 80-100% de su salario, garantizándole así unas condiciones óptimas hasta que llegue su edad de jubilación efectiva.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No