Los beneficios del feedback en la comunicación de la empresa

Confianza y comunicación son dos de los pilares básicos de cualquier relación, da igual si es una relación personal o profesional. En el mundo de la empresa, la comunicación debe tener múltiples direcciones, ya que por una parte será bidireccional entre los responsables de la compañía y cada empleado, pero por otra parte habrá una comunicación entre trabajadores, de estos con los mandos medios, etc. Por eso, contar con un buen feedback en la empresa se antoja clave para el éxito de la compañía.

La importancia del feedback

bluedog studio || Shutterstock

¿Qué es el feedback?

Podemos referirnos al feedback como la retroalimentación. Es una comunicación continua y productiva entre dos partes. Trasladado al feedback en la empresa, hablamos de la comunicación continua entre los jefes de la compañía y los empleados, de modo que estos ofrecen un punto de vista mucho más realista sobre las necesidades de la plantilla, las dificultades que deben afrontar en el día a día, los imprevistos que les sorprenden y otras cuestiones que pueden aparecer durante su trabajo y que lo afectan.

Desde el punto de vista del responsable de una empresa, contar con esta información por parte de los trabajadores es muy interesante a la hora de mejorar los procesos, validar información y tomar la decisión adecuada en cuestiones que afectan al desarrollo de la empresa. Eso sí, el líder del equipo o de la compañía tiene la misión de informar y recordar a los trabajadores la importancia del feedback y los valores de la empresa. En este sentido, también nos permite saber si los empleados hacen su trabajo a partir de estos valores o parámetros.

Ventajas del feedback en la empresa

Tener un buen feedback por parte de nuestros trabajadores solo tiene ventajas para el desarrollo de la empresa. Seguramente, el principal punto fuerte es que nos permite establecer unos objetivos y una política empresarial. Gracias a ese flujo de comunicación continua entre los responsables de la compañía y los trabajadores, todo el mundo sabe qué hay que hacer en determinadas situaciones, cómo actuar según las circunstancias que se den, ofreciendo una respuesta coordinada y eficiente ante cualquier problema.


Al contar con la opinión y las aportaciones de los empleados, podemos diseñar una estrategia más realista, que ofrece una mejor coordinación entre trabajadores y con la dirección. Otro de los puntos a tener en cuenta es que el feedback de los trabajadores nos permite identificar las áreas, puntos o procesos a mejorar en la empresa y las acciones adecuadas para llevar a cabo unas mejoras que al final supondrán una mayor comodidad para los empleados, que verán facilitada su labor y mejorarán su rendimiento.

Para que el feedback en la empresa sea eficiente es imprescindible contar con mucha disciplina. Los trabajadores deben tener la confianza de que podrán hacer sus propuestas o informar al responsable de turno sobre cualquier cuestión y que se les escuchará, ofreciéndoles una respuesta lo más rápida posible. El responsable de feedback debe ser una persona proactiva, que se ocupe de tener reuniones con los trabajadores donde se hable de hechos y acciones, no de personas. La sinceridad y la productividad deben ser los dos pilares fundamentales de estos encuentros.

Este enlace con los superiores debe explicar perfectamente la situación a los responsables, y cuando se toman medidas a partir del feedback de los trabajadores haremos un seguimiento. Si la opinión de los trabajadores nos ha permitido solucionar un problema o crisis o ha mejorado la productividad de la empresa, no deberíamos dudar en felicitar a quienes propusieron esos cambios. El feedback también se mueve en ese sentido. Ignorar el feedback de los trabajadores puede provocar crisis, al no tener un punto de vista realista de la situación y exigir unos objetivos poco verosímiles.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No