Los 5 principios del método Lean Startup

Clara Nieva
Aunque en un principio la filosofía del Lean Startup se concibiese para grandes empresas de tecnología hemos encontrado la forma de que cualquier empresa pueda aprovecharse del método. En este artículo te contamos cómo poder aprovecharse de los múltiples beneficios de la metodología Lean Startup.

El Lean Startup busca introducir nuevos productos o servicios en el mercado tan competitivo en el que nos encontramos. Todo ello basado en 3 procedimientos clave:

  1. El aprendizaje validado

  2. La experimentación científica

  3. La iteración de los lanzamientos del producto


Este procedimiento aparentemente sencillo se basa en los 5 grandes principios que fundamentan la metodología y que a continuación desarrollaremos.

Fundamentos del Lean Startup
everything possible || Shutterstock

Los fundamentos del Lean Startup

En el mundo empresarial sabemos que el capital y el tiempo son dos factores clave, que determinan el desarrollo de las empresas. Por ello, los 5 principios básicos del Lean Startup se basan en escuchar a nuestro público y poder pivotar de la forma más rápida posible para evitar pérdidas innecesarias en cuanto al capital y el tiempo, las dos grandes variables.

Vamos a analizar pues cuáles son estos 5 principios de la filosofía Lean Startup de forma sencilla:

1. Los emprendedores pueden estar en cualquier lugar

Conocemos la definición de emprendedor ya casi al dedillo y sabemos que existen diferentes formas de emprender. Pues esta realidad el Lean Startup la contempla y le da sentido. Existe el emprendedor que actúa como un “lobo solitario”, aquel que trabaja en un garaje a espaldas del mundo. Pero de la misma  forma podemos decir que ser emprendedor es aquella persona que se acomode a esta definición: “Una institución humana diseñada para crear nuevos productos y servicios bajo condiciones de extrema incertidumbre“.

Con esto el método Lean Startup intenta explicarnos que podemos encontrar emprendedores en cualquier lugar y tipo de empresa independientemente del tamaño o sector.

2. El emprendimiento es organización

Como sabemos una startup es mucho más que un mero producto. Una startup es una institución por lo que las técnicas habituales de organización y gestión no nos son útiles dada la alta incertidumbre de la realidad cambiante de este tipo de empresas. Así que una de las soft kills más demandadas por las startups o por las empresas emergentes es la organización para optimizar los tiempos invertidos en cada tarea.

3. Aprendizaje validado

La principal razón de ser de las startups no está relacionada con la producción, la obtención de beneficios o el servicio a los consumidores. Como sabemos el objetivo principal de una startup es aprender a construir un negocio que se pueda sostener por si solo, esta es su principal razón de ser.

Por ello, este aprendizaje que obtenemos debe ser validado a través de experimentos frecuentes que permita a los emprendedores testear cada elemento de su startup.

4. Construye, mide y aprende

Este ciclo conforma el principio básico del Lean Startup, la misión central. Esta es la actividad fundamental de una startup. El propósito, por tanto, es convertir una idea en un producto y medir como actúa nuestro público frente a este. Así posteriormente seremos capaces de decidir si se pivota y se hace un cambio de rumbo, o si por el contrario, se continúan explorando nuevas vías.

Las startups de éxito son las que mejor consiguen adaptarse a los cambios. Aquellas que son capaces de realizar ciclos a través de este círculo.

5. Crea la innovación

Por último en estos principios nos encontramos con la innovación. Para mejorar los resultado empresariales de nuestra startup, y conseguir que la organización se sostenga, debemos realizar la parte menos divertida del proceso. En esta debemos definir cuáles son las metas y objetivos empresariales, así como, el camino para llegar a ellos, aprender a medir el progreso y a jerarquizar y priorizar el trabajo.

Ahora que ya conoces los principios de la filosofía Lean Startup… ¿a qué esperas para aprovecharte de los múltiples beneficios de la filosofía?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No