Los problemas que surgen al montar un e-commerce

Verónica Ruiz

Normalmente tendemos a pensar que en Internet podemos tener una web o incluso crear una empresa gratis. Además, parece sencillo o al menos así nos lo venden algunos gurús que afirman que es muy fácil montar un e-commerce en la Red de redes.

Sin embargo, esto está muy lejos de ser verdad. Es cierto que en España está en auge el comercio electrónico y se van produciendo más ventas. Así en 2017 las ventas se disparaban a 7.785 millones de euros de facturación en el tercer trimestre. Es decir un 26,2% que los ingresados en el año anterior durante el mismo período. Estos datos fueron proporcionados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a comienzos de 2018.


Los sectores en los que más se facturaron fue el turístico (34,9%), seguido de espectáculos artísticos, deportivos y recreativos con un 6,3% de la facturación total en España. ¿Esto nos garantiza que tendremos éxito si montamos un e-commerce de estas características? Pues no. Debemos tener en cuenta que entre el 80% y el 85% de las empresas online cierran en su primer o segundo año de vida.

Problemas de las tiendas online

Imagen: one photo || Shutterstock

Los errores al montar un e-commerce

Montar un e-commerce es más complejo de lo que parece y normalmente partimos de un punto de partida equivocado. A continuación vamos a ver los errores más comunes que se comenten. Y como consecuencia se produce el fracaso con su consabido cierre de la tienda online.

Falsas expectativas

No contamos con una estrategia, ni con un plan de marketing ni con un programador. También es cierto que podemos topar con vendedores de humo que nos prometen colocar nuestra empresa entre los mejores resultados de búsquedas de Google.

Montar un negocio para vender en Internet es gratis

Esto es totalmente falso. Como hemos mencionado en el punto anterior necesitamos de un plan de marketing en el que nos puede orientar un experto. Del mismo modo necesitamos un programador que nos organice y diseñe nuestra tienda-online. Necesitamos un hosting, un dominio…Y todo esto conlleva un gasto.

No dedicarle tiempo a tu negocio online

No vamos a vender porque tengamos una tienda online. Si no tiene visitas, no tendremos posibilidad de tener ventas. Por lo tanto, deberemos invertir en marketing online. Asimismo, necesitaremos realizar diferentes acciones para atraer y fidelizar a nuestros clientes.

Márgenes insuficientes

Uno de los factores claves para vender es, sin duda, el precio. Pero si abaratamos tanto nuestros precios nos quedaremos sin margen suficiente. En su mayoría, ya existen otros que pueden tener el mismo producto que nosotros. A la hora de establecer el coste de las mercancías tenemos que tener en cuenta: el coste del proveedor, el coste de embalaje y de transporte. Y a esto le deberemos añadir las comisiones de las pasarelas de pago ya sea bancaria o de PayPal.

Tener poco stock o pocos usuarios

Para vender productos debemos precisamente tener algo que vender, es decir partir de un stock. Y que esas mercancías sean vendidas a muchos usuarios. Sin embargo, hay empresas que han apostado por el sin stock como las que hacen cupones de descuento o dropshipping. Para acertar con el stock deberemos hacer una inversión inicial y ver qué productos merecen la pena tener para después venderlos.

Otros han optado por utilizar el modelo de cross-docking. Esto es tener parte del producto en stock y parte en el distribuidor. Pero tampoco suele funcionar ya que los tiempos de entrega al cliente son mayores que la competencia. En muchos casos esa competencia feroz será Amazon. Podría funcionar en aquellos productos que sean algo exclusivo o esté a muy buen precio.

Conseguir tráfico a nuestra tienda online

Adquirir demasiado stock siempre es peligroso. En el sentido de que si no los vendemos nos los tendremos que quedar. La otra opción es ser un Marketplace, pero aquí tendríamos que tener mucho tráfico.

Otros riesgos

Otros problemas pueden ser: El coste de las devoluciones cuando el cliente nos retorna lo que ha comprado porque no le gusta. El coste tecnológico que supone tener una buena plataforma online desde donde venderemos nuestro producto. Los costes de envío pueden frenar a nuestros posibles compradores porque la competencia los da gratis.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No