Motivación extrínseca

La motivación extrínseca es uno de los tipos de motivación laboral que pueden tener los empleados de una empresa para llevar a cabo su trabajo de la forma más satisfactoria.

¿Qué es la motivación extrínseca?

La motivación extrínseca está directamente relacionada con aquello que  el trabajador puede obtener de las demás personas con su trabajo. En principio, las personas con su trabajo buscan poder subsistir  y  alcanzar el bienestar material. Pero, a pesar de todo,  y por sorprendente que parezca, la motivación extrínseca no es la mejor forma de buscar la productividad empresarial. Incluso, mal enfocada, la motivación extrínseca puede llegar a perjudicarla. Cuando el trabajo se considera algo ajeno al empleado, el trabajador lo puede percibir como una carga que ha de aceptar para obtener aquello que desea, acabando por convertirse en algo costoso.

Concepto de motivación extrínseca

Imagen: g-stockstudio || Shutterstock

En definitiva, la motivación extrínseca es aquella exterior al individuo, porque procede y estimula desde afuera. El ejemplo más común en la psicología organizacional son los incentivos económicos por medio de reconocimiento y recompensas para el empleado. Junto con la motivación extrínseca es necesario tener en cuenta los otros tipos de motivación intrínseca y  motivación trascendente.

Ejemplos de motivación extrínseca

Existen diferentes factores de la motivación extrínseca que pueden favorecer la implicación de los trabajadores en la consecución de los objetivos empresariales marcados por la organización. Aunque quizás la motivación extrínseca no sea el mejor tipo de motivación, sí que nos puede ayudar en momentos clave para aumentar el rendimiento de la empresa en un momento dado que se necesita por diferentes circunstancias.


También cabe destacar, que una buena estrategia de incentivos para empleados sí que puede ayudar a mantener un funcionamiento correcto mes a mes en el que el trabajador se implique y saque resultados beneficiosos para la empresa.

Aquí puedes encontrar algunos ejemplos de motivación extrínseca con los que motivar a los empleados:

  • Aumento de salario: los aumentos de salarios son, tradicionalmente, la forma de motivación extrínseca más utilizada en el ámbito laboral.
  • Incentivos por consecución de objetivos: si la empresa marca unas recompensas por objetivos, los trabajadores identificarán sus objetivos con los objetivos de la empresa y todos trabajarán con mayor ambición por obtener unos mejores resultados.
  • Pago de horas extras a un mayor precio: si las horas extras que realizan tus trabajadores se pagan a un precio superior, es probable que algunos de los empleados no les importe trabajar más para mejorar su salario.
  • Regalos por buen trabajo: si los empleados reciben algún tipo de beneficio por el buen trabajo realizado o por la implicación demostrada en la organización se sentirán satisfechos y continuarán con su buen rendimiento. No solo hay que decir las cosas que están mal hechas.

Sin embargo, estas no son las únicas opciones que existen para mejorar la motivación de los empleados. Existen muchas formas y métodos para conseguir que los trabajadores estén más implicados y satisfechos con sus puestos de trabajo. Conoce más información sobre cómo motivar a los trabajadores.

Cómo motivar a los empleados de la empresa

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No