Organigrama mixto

Amalia González
El organigrama mixto refleja un tipo de estructura muy útil en el caso de empresas con grandes bases. Participa, en parte, de las características de los organigramas de carácter horizontal, que predominan en aquellas empresas en que, frente a la especialización, se promueven los equipos multifuncionales.


Organigrama mixto Imagen: Billion Photos || Shutterstock

¿En qué consiste un organigrama mixto?

En un sentido amplio, este tipo de organigrama supone una mezcla de dos o más de los siguientes: organigramas verticales, organigramas horizontales y organigramas circulares. Si bien, en un sentido más estricto, se considera únicamente una combinación de los dos primeros, que permite extender las posibilidades de la descripción gráfica de la estructura empresarial.

Veamos pues en qué consiste cada uno de estos tres tipos de organigramas. Todos ellos corresponden a una clasificación de los organigramas por su disposición gráfica o presentación

Los organigramas verticales son aquellos que muestran de forma escalonada los diferentes niveles jerárquicos de la empresa. En ellos, las unidades se ramifican desde la parte superior hacia la inferior.

Los organigramas horizontales, muestran los distintos niveles jerárquicos en columnas. Este tipo de organigramas se desarrolla de izquierda a derecha, figurando el titular en el extremo izquierdo. Las líneas horizontales reflejan, por su parte, las relaciones entre unidades.

Los organigramas circulares, sitúan en el centro del gráfico circular la unidad organizativa con jerarquía superior. El resto, se despliega en círculos concéntricos, que representan los distintos niveles de autoridad. Así, a medida que se avanza hacia la parte exterior del círculo, disminuye la autoridad. Las líneas entre las figuras ponen de manifiesto las relaciones de subordinación y jerarquía entre las distintas unidades. Si bien, todas las unidades incluidas en el mismo círculo concéntrico tienen atribuida la misma jerarquía.

La razón de la conveniencia de la combinación de elementos de los distintos organigramas mencionados se debe a la complejidad de la estructura de las empresas que los utilizan.  Generalmente, se trata de compañías con un alto volumen de puestos, que a su vez desempeñan varias funciones o funciones complejas.

Además, los organigramas mixtos se usan para reflejar la tendencia actual, que va desde la verticalidad hacia la horizontalidad. Es decir, aunque aún pueden considerarse como más numerosos los organigramas verticales, destaca cada vez más la gestión por equipos capaces de tomar decisiones estratégicas por sí mismos.

Este tipo de procesos de toma de decisiones son ágiles, lo cual es muy valorado para adaptarse rápidamente a un mercado cambiante. Se usan especialmente en empresas innovadoras, en las que destaca el papel del líder más que el de jefe.

Ventajas y desventajas del organigrama mixto

El organigrama mixto es una herramienta de organización informativa que se utiliza en empresas con funciones complejas, que van desde la especialización a la multifuncionalidad.

Los beneficios del organigrama mixto incluyen, las mayores posibilidades que brinda para plasmar una estructura de la empresa más cercana a la realidad. Además, la forma de representar las funciones es más amplia, pues permite todo tipo de combinaciones entre los elementos característicos de los organigramas verticales, horizontales y circulares. En este último caso, si estamos hablando de organigramas mixtos en sentido amplio.

Frente a lo mencionado hasta aquí, los problemas del organigrama mixto radican en la dificultad de confeccionarlos, pues estamos hablando de mezclar elementos diseñados para representar opuestos.

Además, con independencia de su complejidad, las situaciones de la empresa han de estar totalmente claras en este tipo de organigramas, pues, de lo contrario, no será posible su representación. Cuando nos disponemos a crear una empresa, es posible que un organigrama mixto sea lo idóneo, ya que en los inicios las jerarquías rígidas pueden no ser convenientes.

En definitiva, puede decirse que al tratarse de una mezcla de organigramas, el organigrama mixto permite representar con amplitud las funciones de la empresa, pero su concreción plantea dificultades añadidas.

¿Cómo hacer un organigrama?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No