Presta atención a estas 8 señales de sabotaje en tu empresa

Pau Sisternas

¿Hay alguien saboteando tu empresa? Si las cosas van mal y no encuentras una razón en el contexto económico, quizá tengas un topo que está saboteando los intereses de la compañía desde dentro y su imagen corporativa. Un trabajador molesto, un espía de la competencia, alguien que te la tiene jurada... Por eso, debes estar atento a las señales de sabotaje empresarial más habituales y actuar en consecuencia cuando se den.




Para qué sirve un plan de ventas

1. Una caída inexplicable de las ventas

Ante una recesión es comprensible que caigan las ventas, pero si el viento sopla a favor deberías investigar lo que pasa y revisar tu plan de ventas. Es posible que se desvíen hacia la competencia, pero también pueden ir a la empresa de algún directivo resentido con la compañía que desvía las ventas como venganza. Además de caer las ventas de tu negocio, se pueden producir cancelaciones a última hora o se registran más quejas.

2. Aumentan las quejas

Precisamente el aumento de las quejas por mal estado es sinónimo de sabotaje, ya sea en la línea de producción o en la prestación del servicio. Si la mayoría de las quejas se concentran en un aspecto específico, investiga todos los actores involucrados y los posibles cambios de comportamiento de los trabajadores, en especial si se han aplicado recortes o ha habido algún conflicto en ese área.

3. Retrasos en los proyectos

Hay quien boicotea a las empresas retrasando la implantación o el desarrollo de proyectos. Puede ser un sabotaje inconsciente, fruto incluso del miedo al cambio, y en esta ocasión detrás del sabotaje suelen estar trabajadores rasos o mandos intermedios con miedo a perder importancia si cambia la forma de hacer las cosas. “Esto siempre se ha hecho así” y frases similares son señales de alerta.

4. Ciberataques

Muchas veces pueden parecer ataques de fuera, pero en la gran mayoría de los casos los ataques informáticos vienen de dentro. Seguramente sea porque contamos con cortafuegos o spywares que nos protegen de los ataques exteriores, pero un trabajador con ciertas nociones de informática puede llevar a cabo ciberataques como la introducción de virus, daños irreversibles en el disco duro o el borrado de información sensible. Fórmate en ciberseguridad y aprende a detectar estos ataques.

5. Filtraciones de información confidencial

Al hilo de lo que decíamos en el punto anterior, hay que prestar atención a la protección de la información confidencial de la empresa y a las filtraciones de datos o información sensible en prensa, pero también entre clientes o proveedores. Podemos estar ante un posible sabotaje desde dentro, con ganas de venganza; un trabajador tanto de las altas esferas de la empresa como un mando medio. Una vez puede ser un desliz, pero si se repita hablamos de sabotaje con todas las de la ley.

6. La competencia te supera

Cuando se producen filtraciones que llegan a la competencia, esta nos adelanta por la derecha. Si ves que la competencia imita las estrategias, diseños, ofertas o productos que habías pensado es porque alguien le está pasando información. El topo suele ser un alto directivo con acceso a esa información confidencial... o alguien a quien le dan esa información cuando la pide, aunque no debería tener acceso.

7. Minifraudes

Que todo el mundo lo haga no significa que en nuestra empresa también haya que hacerlo. Por eso, si detectas alguna conducta fraudulenta o alejada de los principios de honestidad por los que se rige la empresa deberías castigarlo, sin importar su posición en la escala empresarial. Un minifraude constante no es más que otra forma de boicotear y desestabilizar a la empresa.

8. Los números no cuadran

Realmente no siempre se descuadran porque alguien está saboteando a la empresa, pero sí que nos podemos encontrar con síntomas como un falso engorde de los balances para maquillar cuentas o desvíos de fondos que nos alertan de un posible boicot a la compañía. Si eres capaz de seguir el flujo del dinero con un programa de contabilidad, descubrirás quién está saboteando a tu empresa.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No