¿Qué es la salud ocupacional?

La OMS (Organización Mundial de la Salud) define la salud ocupacional como una actividad que promueve proteger la salud de las personas activas. Intenta controlar los accidentes y enfermedades causados por el desempeño laboral. Para ello, promueve reducir las condiciones de riesgo.

No obstante, la salud ocupacional no sólo se ocupaba de vigilar las condiciones físicas del trabajador, sino también de la parte psicológica. Busca ser un apoyo al trabajador y mantener la capacidad de trabajo de este último.

Salud ocupacional

Minerva Studio || Shutterstock

En sus orígenes, la salud ocupacional nació con el objetivo de ayudar y proteger aquellos trabajadores que corrían más riesgos físicos cuando trabajaban. En la actualidad, incluye a los trabajadores de cualquier profesión.


Por lo general, los problemas más habituales de los que se encarga la salud ocupacional son fracturas, cortaduras y de extensiones ocasionados por accidente laboral. También estarían incluidos aquellos problemas de la vista y oído, así como aquellas enfermedades causadas por exposición a las sustancias existentes en el puesto de trabajo. Igualmente, se encarga del estrés causado por el tipo de trabajo o por las relaciones laborales.

Objetivos de la salud ocupacional

Por todo lo dicho hasta ahora podemos decir que los objetivos de la salud ocupacional son:

  • Generar y promover el trabajo será sano y seguro.
  • Mantener y promover la salud de los empleados, así como las capacidades individuales de cada uno.
  • Impulsar sistemas organizacionales que favorezcan la salud y seguridad en el puesto de trabajo. Para ello se deberá promover un clima positivo dentro de la empresa, a la vez que se intentará alcanzar una mayor eficiencia y optimización de la productividad empresarial.

Aunque cada país tiene sus propias normas respecto a la salud ocupacional, existen puntos comunes que son las siguientes funciones:

  • Identificación evaluación de cualquier tipo de riesgo que pudiera afectar al lugar de trabajo.
  • Analizar los factores relativos al medioambiente del trabajo y si alguna de las prácticas puede ocasionar daños en la salud de los trabajadores.
  • Asesorar sobre salud, seguridad, higiene y ergonomía.
  • Controlar que se cumplan las normativas relacionadas con la calidad y regional del puesto de trabajo.

Importancia de la salud laboral

Para los gobiernos es un tema muy importante el garantizar tanto el bienestar de los trabajadores como que se cumplan las normas dentro del ámbito laboral. De ahí que se realicen inspecciones periódicas para conocer in situ en qué condiciones se desarrollan los trabajo.

Se debe tener en cuenta que la precariedad del puesto de trabajo incide en la salud ocupacional. Además, si en la empresa no existe una dinámica de salud laboral, la compañía podría verse metida en conflictos judiciales externos por demandas de los empleados que han sido afectados. Esto además tendrá consecuencias negativas sobre la productividad de la compañía y su permanencia del mercado.

Por eso, con el fin de asegurar un buen ambiente laboral, se desarrollan programas de salud ocupacional. Estos son una serie de programas que se centran en la salud de los empleados. Algunos de estos planes tienen que ver con la higiene, la seguridad y la medicina preventiva.

El fin último de todos ellos es mantener y mejorar la salud de los empleados dentro de la empresa donde desarrollan su labor diaria. En definitiva, se trata de asegurar el bienestar mental, social y físico de todos los empleados y prevenir, en la medida de lo posible, toda clase de accidentes e imprevistos.

Por tanto, podemos decir que la salud laboral es importante porque se trata de cuidar del bienestar de los trabajadores en una empresa. Esto no solo asegura un mejor rendimiento de la plantilla, sino que también se crea un mejor clima laboral y proporciona unas condiciones del lugar de trabajo para evitar accidentes, enfermedades y la intervención de equipos médicos. Y como suele decir es mejor prevenir que lamentar.