¿Qué hacer para ahorrar energía en una empresa?

Pau Sisternas

Cualquier aspecto que nos permita ahorrar en la empresa y reducir gastos es positivo, pero si además de ahorrar ayudamos al medio ambiente como pasa con el ahorro energético, el beneficio es doble. Tanto en casa como en la empresa, la búsqueda de la eficiencia energética se ha convertido en uno de nuestros objetivos, así que tendremos que conocer las mejores ideas para ahorrar energía, un ahorro que agradeceremos cuando nos llegue la factura de la luz de la empresa y veamos como ha bajado respecto a las facturas previas.

Consejos para ahorrar energía en tu negocio

Las recomendaciones para ahorrar energía en nuestra empresa se pueden dividir en tres ámbitos: la iluminación, la climatización y el equipamiento de la oficina. A partir de estos tres campos puedes poner en marcha una serie de medidas que te ayudarán a minimizar el consumo energético y el impacto ambiental de tu actividad. Más allá de estos tres ámbitos principales, hay otras iniciativas que puedes poner en marcha, por ejemplo, una auditoría ambiental o energética que revele dónde podemos ahorrar más energía.

Ahorrar energía

Imagen: Farizun Amrod Saad || Shutterstock

Ahorrar energía con la iluminación de la oficina

Según el sector al que te dediques, la iluminación de la oficina o el local donde la empresa tiene su actividad puede representar más de la mitad de la factura energética, así que puede ser un buen punto de partida para empezar a ahorrar. Una de las medidas más simples que puedes tomar es cambiar las bombillas por bombillas led o eficientes. Pero no solo hay que fijarse en las bombillas, también puedes buscar focos y lámparas eficientes, que potencien al máximo la luz que emana la bombilla.

En este sentido, tenemos herramientas como los reguladores de flujo luminoso que nos permiten utilizar solo la potencia necesaria. Es más, si puedes, aprovecha la iluminación natural, ya que, además de ahorrar energía, reduce la fatiga ocular de los trabajadores. La luz natural y la artificial se pueden combinar perfectamente. Los trabajadores también deben tomar parte de estas iniciativas de ahorro energético, y en sus manos está apagar las luces cuando no sean necesarias. En tus manos está concienciarlos para ello.

Ahorrar energía en la climatización de la oficina

El eterno debate sobre calefacción y aire acondicionado puede zanjarse por lo sano: la temperatura óptima para trabajar son 25ºC en verano y 20ºC en invierno. Podemos regular la climatización de la oficina para estar siempre a esa temperatura, evitando usos innecesarios de energía. Para sacar el máximo rendimiento a estos aparatos, revísalos periódicamente. También hay que jugar con la luz del sol: en invierno la agradeceremos, pero en verano podemos utilizar herramientas como estores para que no entre en exceso y caliente la oficina sin perder esa iluminación natural.

Equipamiento de oficina y ahorro energético

De nuevo el sector al que te dediques es clave para medir el ahorro que supondrán estas ideas para ahorrar energía, pero no podemos pasarlas por alto. Por ejemplo, si no hay turno nocturno o de fin de semana, apagando las impresoras y fotocopiadoras por la noche y el fin de semana podemos ahorrar hasta un 10% de energía. El modem o el router también suponen un gasto importante cuando nadie los está utilizando, y en tu mano está desconectarlos o no aunque no es bueno estar enchufando y desenchufando estos aparatos.


Finalmente tenemos los ordenadores, que consumen hasta el 60% de la electricidad que gasta la empresa. Para empezar, configura los ordenadores en modo Ahorro de energía para limitar el consumo energético. Cuando vayas a hacer pausas de más de una hora puedes apagarlos, el ahorro energético compensa, o como mínimo pon el ordenador en reposo. Para pausas inferiores, además de ponerlo en reposo, apaga el monitor, algo que deberíais hacer cada vez que se apaga al PC.

 

Ahora que ya sabes cómo ahorrar energía debes tener claro que, a la vez que reduces tus costes, estás ayudando a la protección del medioambiente, por lo que existe un doble beneficio. Si quieres saber más sobre la preocupación de la empresas por el entorno, consulta el especial de gestión ambiental en la empresa donde podrás encontrar toda la información.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No