Tipos de ventajas competitivas

Las ventajas competitivas suponen una de las herramientas más importantes de beneficio para los negocios que se plantean como mejorar distintos aspectos del proceso de ventas o fabricación. Existen distintos tipos de ventajas competitivas al alcance de las empresas que desean mejorar su rendimiento con respecto a la competencia.

Y es que, hoy día nos encontramos inmersos en un mercado en el que difícilmente podemos crear o generar un producto o servicio nuevo, y no nos queda más remedio que reescribir aquellos que ya existen adaptándolos y generando una versión más competitiva de los mismos. En ese camino, solo aquellas empresas capaces de incluir ventajas competitivas sus proyectos consiguen abrirse sitio en un mercado casi saturado.

Existen distintos elementos que pueden llegar a ser considerados ventajas competitivas para la empresa y que supongan beneficios del tipo, mayor retorno de la inversión, mayor margen de beneficio, mejor índice de reputación, etc.

Clasificación de ventajas de competitivas.

Imagen: bedya || Shutterstock

Al final, cualquier empresa deberá tener al menos una o varias ventajas, para ser capaz de competir con éxito en su nicho mercado. Si un negocio no es capaz de identificar en su modelo de trabajo una ventaja competitiva, los competidores obligarán a que dicha empresa tenga que abandonar el mercado.

Existen distintos métodos por los que una empresa puede llegar a generar auténticas ventajas competitivas. Generalmente se utilizan cambios o factores externos que se convierten en oportunidades para el negocio, si se aprovechan adecuadamente y la empresa sabe responder con rapidez a esas fluctuaciones en el sector.

Otra forma que permite desarrollar ventajas competitivas es a través de cambios internos dentro de la jerarquía de la empresa. Como veremos a continuación, dos de los tipos más frecuentes se engloban dentro de este método.

Cómo identificar la ventaja competitiva

Clasificación de ventajas competitivas

Aunque existen distintas maneras para alcanzar ventajas competitivas óptimas para la empresa, hay dos clases de ventajas competitivas que son las más utilizadas cuando vas a crear una empresa, un producto o servicio.

Ventajas competitivas por coste

La ventaja competitiva por coste permite que una empresa sea capaz de ofrecer productos o servicios a sus clientes habituales por menos precio que la competencia.


A pesar de que esta modalidad sea una de las más utilizadas por parte de la mayoría de negocios para introducirse en un mercado competitivo, no hay que olvidar que esta estrategia es una de las más peligrosas, porque puede conllevar la caída de la empresa por aumento de gasto y pérdida de ganancias.

Esta ventaja competitiva sólo se obtiene en realidad, cuando la empresa es capaz de fabricar o de vender un servicio con menos coste para sí misma. También es importante en este sentido, evaluar el tipo de público objetivo al que se dirige el negocio.

Así, cuando nos encontramos ante clientes de alto poder adquisitivo rebajar el coste del producto del servicio no es la mejor estrategia, porque da a entender que nuestra empresa es de peor calidad que la competencia.

Por el contrario, si nos dirigimos a un cliente menos exigente que solo quiere una solución rápida su problema, esta modalidad es una de las mejores para diferenciarse del resto de negocios similares.

Ventaja competitiva por diferenciación

La ventaja competitiva por diferenciación se obtiene cuando la empresa proporciona una serie de productos o servicios a sus clientes, y estos perciben un valor más elevado frente a los productos de la competencia.

Los negocios que apuestan por esta modalidad suelen incluir precios más caros y ofrecen beneficios de imagen a través de la marca, implementando procesos de fidelización más complejos, una imagen de exclusividad propia, etc.

La ventaja competitiva por diferenciación se aprovecha de un efecto del mercado conocido como efecto Veblen. Esto viene a decir, que aunque generalmente el mercado responde a la ley de la oferta y la demanda (a precio más bajo más demanda de producto), en el caso de productos exclusivos que no se encuentran al alcance de todos, el hecho de que tengan un precio más elevado que la media los convierten apetecibles y atractivos para los consumidores más exigentes.

En este caso, el propio consumidor quiere identificar su exclusividad a través de la marca que representa el producto.

También existen otros tipos de ventajas competitivas como los activos intangibles o el efecto de red, aunque estos últimos suelen ser utilizados por empresas más específicas que los anteriores.

Cómo encontrar una ventaja competitiva

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No