Video Learning: 5 cosas que no pueden faltar en los vídeos formativos de tu empresa

Isis

El video learning está en auge, cada vez son más las empresas y centros educativos que invierten en la producción de vídeos para crear sus programas educativos en línea. El video learning significa una dinamización y optimización del aprendizaje, y es por ello que las organizaciones quieren contar con él y los beneficios que conlleva.


Video learning

¿Qué es el vídeo learning?

El video learning hace referencia a vídeos educacionales o pedagógicos que se utilizan para complementar una formación presencial o como recurso de un programa de e-learning. Entre estos recursos podemos encontrar tanto webinars, conferencias, contenidos pregrabados como videotutoriales, documentales, entrevistas, vídeos divulgativos, entrevistas... Dependiendo del público objetivo y la información a impartir se deberá optar por un tipo de contenido u otro.

Entre los beneficios del vídeo learning destaca la facilidad de uso y la adaptabilidad, además de contar con un gran poder para captar la atención y facilitar la memorización y la comprensión por parte de los receptores. Además, crea una gran facilidad para comprender contenidos complejos debido al apoyo visual. Por otro lado, desde el punto de vista técnico, se trata de un contenido que se puede compartir con muchísima facilidad y que puede ser visualizado en casi cualquier lugar y momento gracias a ordenadores, tablets y smartphones.

¿Qué deberían incluir los vídeos formativos de tu empresa?

A la hora de crear buenos vídeos formativos existen muchísimos consejos y todo dependerá de la tipología de la empresa, del contenido del vídeo y del público objetivo. No obstante, existen una serie de características que todos los vídeo learnings deberían incluir en pro a facilitar la información. ¡Te las contamos!

Opción de adelantar el contenido

Aunque algunos piensan que es mejor no tener la opción de adelantar el vídeo para que el alumno preste atención al contenido, lo cierto es que poder adelantarlo, atrasarlo y pausarlo ofrece una gran comodidad. El alumno puede volver a ver un trozo de vídeo cuando quiera para afianzar conocimiento o volver a reproducirlo si, por lo que sea, no ha podido estar atento o no ha comprendido bien los conceptos. Para nosotros, la opción de poder interactuar con el vídeo de esta manera es un must. Hay quienes incluso añaden a los vídeos formativos la opción de acelerar, esto suele venir muy bien para volver a repasar contenidos del vídeo, por ejemplo.

Subtítulos

Muy útil para aquellos que estudian en sitios poco tranquilos, con ruidos o distracciones. Hay quienes no pueden escuchar los vídeos, por la razón que sea, o quienes, por ejemplo, aprovechan sus desplazamientos en transporte público para estudiar un poco. Los subtítulos son muy útiles para poder ir leyendo el contenido y tomar notas.

Minutaje

En los vídeos largos, aunque es recomendable hacerlos de una duración determinada, es muy recomendable contar con un minutaje específico. De esta manera, los alumnos pueden saltarse partes o ir directamente a ver el contenido que les interesa. Por ejemplo, se puede indicar en qué minuto se produce la introducción y los diferentes temas del temario. Así si alguien quiere repasar un tema en específico puede dirigirse al minuto exacto donde ese temario da comienzo.

Diseño y edición

Para que los vídeos formativos sean útiles es imprescindible que se prepare su diseño y edición. Créenos si te decimos que una buena edición puede hacer que la información se retenga y se comprenda mucho mejor. En la edición se puede añadir material visual complementario, como gráficos y texto.

Material adicional

A parte de los vídeos en el video learning se suele tener en cuenta también material adicional relacionado con el vídeo. Esto suele ser un documento con el temario en texto o ejercicios relacionados con el temario que se ha impartido. Estos documentos suelen tener un formato .pdf o ebook, que suelen ser muy útiles para los estudiantes.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No