Auditoría fiscal

Cuando nos referimos al ámbito fiscal, hacemos referencia a aquello perteneciente al tesoro público o a los distintos organismos públicos cuya finalidad es la de recaudar impuestos y tributos.

Así, al hablar de auditoría fiscal, nos referimos al control e inspección de la situación tributaria ya sea de una persona física o jurídica. A través de estos tipos de auditorías se verifica si el contribuyente cumple o no con sus obligaciones tributarias.

¿Qué es la auditoría fiscal?

La auditoría fiscal es una técnica mediante la cual se verifican y analizan los hechos vinculados a los actos de carácter tributario. Es un método que se emplea para inspeccionar tanto a empresas como a particulares, es decir, a todos aquellos sujetos que son contribuyentes y tienen obligaciones tributarias de cara a la Administración Pública o al Estado.

controles fiscales empresa

Imágenes: PHENPHAYOM || Shutterstock

A través de la auditoría fiscal se analizan y evalúan los registros contables, movimientos dinerarios, así como toda la documentación que contiene información relativa a las operaciones efectuadas por el sujeto durante un periodo de tiempo determinado (los periodos en términos fiscales van de año en año).

La auditoría fiscal es un método a través del cual se analiza si el contribuyente, ya sea empresa o persona, cumple con sus obligaciones tributarias.

La función del auditor fiscal pasa por la comprobación de las declaraciones realizadas por el contribuyente de cara a la Hacienda Pública y los pagos de impuestos y determinar si está o no todo en orden y acorde a la realidad.

Una vez el auditor haya obtenido y analizado la información suficiente (ya sea de una entidad corporativa o de una persona física), realizará un dictamen, llamado informe de auditoría, donde, por un lado, detallará toda la información recabada; por otro lado, habrá un apartado de comentarios y opinión propia del auditor.

Objetivos de la auditoría fiscal

A continuación, destacamos los principales objetivos de la auditoría fiscal, enfocándolo sobretodo en el ámbito de una entidad corporativa:

  • Que los saldos del pasivo del balance corresponden a deudas pendientes de pago a la Hacienda Pública a la fecha de cierre del ejercicio.
  • Que los saldos deudores a la Hacienda Pública se hayan valorado de acuerdo a los Principios Contables y a la normativa fiscal pertinente.
  • Evaluar que las cuentas estén correctamente clasificadas en el balance de situación, entre el activo y el pasivo.
  • Controlar que, en caso de que haya reclamaciones levantas por la Administración Pública no resueltas a la fecha de cierre, se encuentren correctamente contabilizadas.
  • Evaluar que los procedimientos se hayan realizado de acuerdo a la buena fe, asegurando que se ha cumplido con la normativa legal establecido.

Auditoría fiscal vs. Auditoría financiera

Las diferencias entre la auditoría fiscal y la financiera pueden llevar a confusión, las detallamos:

  • La auditoría fiscal es un proceso independiente, mientras que la auditoría financiera es impulsada desde la propia empresa.
  • La auditoría fiscal es un examen objetivo del cumplimiento de las obligaciones fiscales; la auditoría financiera se centra más en el cumplimiento de las cuentas.
  • La auditoría fiscal se focaliza en los resultados contables; la auditoría financiera en el patrimonio y finanzas de la empresa.
  • La auditoría fiscal examina la situación tributaria de la empresa; la auditoría financiera, la situación de los libros contables.
  • La auditoría fiscal la realiza un funcionario del Estado; la auditoría financiera un auditor del sector privado.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No