Capital semilla

La financiación de la empresa es uno de los puntos más importantes a la hora de iniciar un nuevo negocio. Cuando tenemos una idea de negocio potente y un proyecto desarrollado a través de un plan de negocio, solo nos queda conseguir el dinero necesario para iniciar nuestra actividad.

Los emprendedores poseen diferentes posibilidades de financiar sus empresas a través del capital riesgo. Una de ellas es el capital semilla que aporta financiación en los compases previos de la constitución de la empresa.

¿Qué es el capital semilla?

El capital semilla o seed capital es una fuente de financiación utilizada por las personas que buscan crear una empresa, en las que se financian proyectos empresariales antes de que nazcan. Es un método de financiación inicial con el objetivo de aportar fondos para que se pueda desarrollar una idea de negocio con muchas posibilidades de futuro.

Sedd capital

Imágenes: TinnaPong || Shutterstock

La financiación semilla es un tipo de capital riesgo que se utiliza para apoyar la creación de nuevas empresas que surgen a través de los proyecto de emprendedores. El concepto de capital semilla hace referencia a la inversión que se utiliza para hacer crecer un negocio.

Se considera capital riesgo porque existe una incertidumbre sobre la viabilidad económica de la empresa. Existe un riesgo de que el dinero aportado para el desarrollo de una idea se pierda si se fracasa en el intento de crear un negocio exitoso que aporte beneficios a los inversores.

¿Para qué se utiliza el capital semilla?

El capital semilla se emplea para sufragar los gastos iniciales de la creación de un proyecto empresarial. Estos gastos no se refieren a los costes empresariales de producir  un producto, o los gastos de alquiler y suministro, sino a la inversión que se debe realizar a la hora de desarrollar una idea o producto.

En la mayoría de ocasiones, este dinero se utiliza para realizar estudios de mercado, plasmar una idea en un producto o servicio y, sobre todo, crear un plan de negocio que defina la actividad de la nueva empresa y estudie la viabilidad del negocio.

¿De quién proviene el capital semilla?

Son muy diversas las fuentes de financiación de las que puede venir la financiación semilla. El capital semilla puede ser aportado por los propios creadores de la idea, por familiares que ayudan a la creación de la empresa o, por inversores externos, como son los business angels, que apuestan por esa idea y financian su desarrollo para conseguir beneficios en un futuro.

Cabe destacar, que la inversión en capital semilla no se realiza tanto por la posibilidad de generar ingresos rápidamente, sino por la confianza en una idea potente y las personas involucradas en el proyecto. En este caso el capital semilla posee más riesgo que el capital riesgo habitual, ya que el inversor no puede venir ningún plan de negocio donde se plasme todo el proyecto que se busca realizar.

Además, para crear una empresa no siempre es necesario realizar grandes aportaciones de capital semilla. En muchas ocasiones, se puede desarrollar ideas con muy poco dinero. Debemos tener en cuenta que todo depende de la idea que se quiera realizar, y de lo que cueste llegar a iniciar la actividad empresarial. No será lo mismo desarrollar un nuevo producto y producirlo, que crear una start-up que venda un servicio a través de una aplicación.