7 Características de un buen líder empresarial

Desirée Puchades

Curso Management Skills Intefi

El término líder se define como un individuo que posee la capacidad de influir e inspirar a otros, hacia la consecución de objetivos, es alguien que ocupa una posición dominante y dirige a los demás con el ejemplo. Es una persona con visión, que se mantiene comprometida con su objetivo y se esfuerza continuamente por conseguirlo. Da ejemplo, de tal manera que la gente se motiva y sigue sus pasos o direcciones. Las cualidades de un buen líder son:

  • Previsión
  • Gran capacidad de comunicación
  • Arte de influir y motivar a los demás
  • Estimula el trabajo
  • Objetivos claros
  • Aprecia a los demás
  • Da ejemplo
  • Asume responsabilidades
  • Hace las cosas bien

Sigue leyendo y conoce las mejores 7 características de un buen líder empresarial y descubre si tú como emprendedor las tienes.

Claves de un buen líder empresarial

¿Cuál es la diferencia entre un jefe convencional y un líder de empresa? Una vez sepas en qué consiste el liderazgo empresarial, ahora te desvelaremos cuáles son las habilidades de un buen líder empresarial. Presta atención y conviértete ya en un buen líder en tu puesto de trabajo.

La diferencia entre jefes y líderes

La gestión y el liderazgo se complementan, pero son funciones distintas. Un líder inspira, motiva y anima a las personas a alcanzar objetivos visionarios, mientras que un jefe se ocupa del funcionamiento real de una empresa.




A diferencia de las tareas de un líder, las tareas típicas de un gestor incluyen:

  • Garantizar que los productos y servicios lleguen a los clientes de la forma que esperan: un directivo debe tener un buen conocimiento del Servicio al cliente
  • Evaluar las operaciones del negocio y todos los requisitos legales
  • Garantizar el cumplimiento de todas las responsabilidades en materia de salud y seguridad en el trabajoPlanificar los presupuestos y organizar la formación adecuada para el personal.

En cada empresa habrá tanto líderes como gestores, y a veces pueden ser la misma persona. Un líder sólo puede inspirar a un equipo para que tenga éxito si existe una estructura de gestión que garantice la realización de las tareas. Del mismo modo, un líder que quiera ser eficaz debe tener cuidado de no pasar demasiado tiempo gestionando y no lo suficiente dirigiendo.

¿Qué es el liderazgo empresarial?

El liderazgo empresarial se refiere a la forma en que los individuos toman decisiones, establecen objetivos y proporcionan dirección en un entorno profesional. El liderazgo empresarial puede adoptar muchas formas diferentes, pero normalmente implica que un director general o empleados de alto nivel guíen e inspiren al resto del equipo. El objetivo del liderazgo empresarial es encontrar el modelo de liderazgo que mejor funcione para una empresa concreta y su equipo de empleados.

Siempre se necesitan líderes fuertes en las empresas. No importa cuál sea tu cargo, puedes ser un líder empresarial si tienes las habilidades adecuadas, si puedes demostrar tu competencia como líder y tu afinidad con las funciones de liderazgo, es probable que se te den oportunidades de utilizar esas habilidades para dirigir un equipo o un proyecto. Crecer en tu comprensión del liderazgo empresarial y de lo que se necesita para ser un buen líder puede ayudarte a convertirte en un activo más valioso en cualquier lugar de trabajo.

¿Cuáles son las habilidades de un buen líder empresarial?

Es cierto que para ser jefe hay diversas competencias que permiten realizar las tareas con una mayor facilidad y que lo empujan al éxito empresarial. Son algunas de estas capacidades o cualidades que hemos recopilado en el listado de las 7 características de un buen líder empresarial.

  1. La motivación laboral, esta es una de las claves de un buen líder de empresa para que la pyme crezca, tenga una mayor productividad empresarial y aumente sus beneficios. Conseguir un clima laboral bueno y que las personas se sientan realizadas hará que todo fluya mejor. Traduciéndose así, en una actitud positiva ante el trabajo.
  2. La comunicación fluida debe ser una de las características de un buen líder de empresa, esto hace más sencillo que tanto las relaciones externas como internas de la organización se desenvuelven de una manera natural.
  3. La honestidad va unida estrechamente con la capacidad de comunicarse, ser transparente y sincero otorga credibilidad y confianza. Esta es otra capacidad imprescindible del liderazgo empresarial, pero no sólo nos referimos a comunicar de una manera honesta con palabras, también hablamos de que las acciones de un jefe deben ser honestas y ser coherentes con todo aquello que dice y transmite.
  4. La habilidad de resolver conflictos y problemas, esta es otra de las características de un buen líder empresarial, anteponerse a las situaciones de crisis o o la imprevistos hará que los empleados y la organización al completo sepa anticiparse creando un mapa de riesgos de la empresa según las diversas situaciones que pueden presentarse en el mercado.
  5. Junto a la capacidad de resolver los problemas, una capacidad análitica es esencial para ser un buen líder de empresa. Con esta habilidad nos referimos a saber comparar los datos y analizar, siendo imprescindible para detectar patrones que marquen imprevistos.
  6. La creatividad es otra de las características de un buen líder empresarial que debe saber resolver los problemas, haciendo uso de la innovación y reinventando las estrategias para no quedar obsoleto. Descubre cómo afecta la innovación a la competitividad empresarial e infórmate.
  7. Saber delegar es una de las capacidades del liderazgo de empresa más difíciles de encontrar, dado que cuando eres emprendedor dejar la responsabilidad de ciertas tareas a personas que todavía no son de tu entera confianza puede llevar tiempo. Pero un buen líder de empresa sabe que la clave del éxito de la pyme reside en la buena gestión de equipos y una buena coordinación de la herramientas de las cuales dispone, por lo que su labor debe ser delegar, supervisar, coordinar y dirigir con motivación. Además, el delegar en otras personas para que participen y otorgarles la oportunidad de crecer es una de las mejores formas de motivar.

Características de liderazgo de una empresa

¿Crees que reúnes las 7 características de un buen líder empresarial para poder reaccionar de manera correcta ante los imprevistos? Trabaja cada una de las claves de un buen líder de empresa y conviérte en un emprendedor de éxito.

¿Qué tipos de lideres existen?

Si bien no existe una sola manera de liderar una organización o un grupo de personas hacia un objetivo determinado, una verdad indiscutible es que las empresas suelen adaptarse al estilo de trabajo de sus líderes.

A la hora de dirigir una empresa, saber en que tipo de perfil encajas es importante para poder mejorar tu estilo de liderazgo.

Por eso te presentamos  los  diez estilos de liderazgo empresarial que con más frecuencia se encuentran en organizaciones de todos los tamaños:

El líder autoritario

Es aquel que ejerce una gran presión sobre sus empleados, quienes a su vez suelen tener pocas oportunidades para participar o aportar sugerencias que contribuyan a la buena marcha de un proyecto. Suele ser un estilo de liderazgo ineficaz, ya que que a la larga genera que los empleados se sientan desmotivados y acaben muchos de ellos abandonando la organización. Por si fuera poco, este estilo de liderazgo produce que se desaproveche el talento natural de los miembros del equipo, por lo que al final toda la empresa sufre las consecuencias de una mala dirección.

El líder burócrata

El burócrata es un líder que bajo todas las circunstancias de su actuar se pega a las normas de manera casi religiosa. En ciertas organizaciones es muy recomendable contar con este tipo de liderazgo, sobre todo si existe un riesgo para la seguridad/ salud de los trabajadores. Empresas que trabajen con sustancias tóxicas o con maquinaria peligrosa, deben contar entre sus componentes con este tipo de líderes cautos y que respetan en todo momento la normativa vigente. En otro tipo de situaciones/empresas este tipo de liderazgo puede conducir a una parálisis de la organización, ya que ni se asumen riesgos ni se reacciona con rapidez ante las situaciones cambiantes del mercado o las circunstancias empresariales.

El líder carismático

El líder carismático es aquél que es capaz de transmitir altas dosis de entusiasmo a los miembros de su equipo, a la vez que tiene una gran capacidad para arrastrarles hacia la consecución de un objetivo común. Sin embargo, como toda la atención de la organización suele estar centrada sobre la figura del líder carismático, el resto del equipo queda relegado en un segundo plano meramente operativo,  por lo que puede darse el caso que un proyecto acabe fracasando si el líder decide "abandonar el barco".

El líder democrático

Aunque el líder democrático tendrá siempre la última palabra, está abierto a recibir todo tipo de sugerencias y propuestas provenientes de su equipo de trabajo. Este tipo de liderazgo tiene dos ventajas principales: aumenta la autoestima de los miembros de una organización y desarrolla su talento en áreas determinadas, con lo cual todo el equipo sale beneficiado. Todos se sienten involucrados en un proyecto común con este tipo de liderazgo empresarial, creen en lo que hacen y trabajan con entusiasmo. Exige un procedimiento de trabajo que consume mucho más tiempo que los anteriores pero normalmente los resultados son mejores. Es un estilo muy recomendable cuando es esencial desarrollar un buen trabajo de equipo.

El líder "que deja hacer"

Es un líder que generalmente no controla directamente el trabajo que desarrollan sus empleados o su equipo de trabajo pues confía "ciegamente" en las competencias y habilidades de cada uno de los miembros del equipo para llevar a buen puerto un proyecto determinado. Es un estilo de liderazgo que da buenos resultados cuando todos los miembros están involucrados y saben lo que tienen que hacer. No obstante,  pueden registrarse situaciones sorprendentes cuando este "dejar hacer" llega demasiado lejos y el control que se tiene sobre un proyecto demuestra ser claramente insuficiente.

El líder "en la sombra"

Generalmente son personas no son reconocidos como líderes por sus compañeros de trabajo/equipo (ni por ellos mismos) pero que en la práctica, acaban asumiento esa función, bien porque existen carencias en el "liderazgo oficial" bien por la empatía natural que suscita entre los otros miembros. Es un estilo de liderazgo que se asemeja mucho al democrático, ya que todo el equipo se ve involucrado en la toma de decisiones.  El equipo entero se inspira por los valores y los ideales que proyecta (a veces sin ser consciente) el líder en la sombra. Como contrapartida, en ambientes muy competitivos este tipo de personas pueden acabar sintiéndose desmotivados al sentirse apartados del "liderazgo oficial".

Líder orientado hacia el proyecto

Suelen ser personas muy orientadas hacia la realización de un trabajo concreto. Muchas veces descuidan el apartado humano que implica todo equipo de trabajo y, en el peor de los casos, comparten características con los líderes autoritarios. Asumen toda la carga del proyecto, dividen y organizan, asignan roles y supervisan los resultados. Sin embargo, como hemos observado, suelen preocuparse poco del bienestar de sus empleados y se encuentran con serias dificultades a la hora de motivar a un grupo de personas.

El líder gestor

También conocido como líder "transaccional" este tipo de líder parte de una premisa básica: los miembros de un equipo deben obedecer las órdenes de un líder que les paga por realizar un determinado trabajo y premia o castiga a los miembros de su equipo en función de su progreso. En este sentido, puede establecer un sistema de incentivos en aras de conseguir determinadas metas o incluso penalizar a las personas que no alcanzan los objetivos prefijados.  Es un tipo de persona que se enfrenta a limitaciones a la hora de entender y potenciar conceptos como trabajo en equipo, creatividad o desarrollo personal.

El líder transformador

Un verdadero líder, capaz de inspirar a su equipo con una visión de futuro compartida por todos. Son fácilmente reconocibles, tienen una gran capacidad de comunicación y saben delegar responsabilidades entre los miembros de su equipo. Aunque tienen un entusiasmo contagioso, a veces necesitan ser motivados por otros miembros de su organización.  Muchas organizaciones necesitan de líderes gestores como el referenciado con anterioridad y transformadores. La combinación de ambos puede representar el equilibrio entre realismo e idealismo que muchas empresas demandan.

Cómo mejorar las habilidades de liderazgo empresarial

Mejorar las habilidades de liderazgo empresarial es más fácil si tienes en cuenta cuatro conceptos básicos, a continuación te contamos los 4 consejos para mejorar tus habilidades como líder de un grupo de personas:

1. Encuentra un modelo o mentor

A menudo, el primer paso para convertirse en un líder más eficaz es encontrar un líder fuerte al que emular. Busca a un líder consumado en tu red y habla con él sobre cómo alcanzó el éxito. Pregúntale por sus objetivos personales y profesionales y por el camino que ha seguido para llegar a su posición actual.

2. Haz una evaluación de liderazgo

Las evaluaciones de liderazgo pueden ayudarte a perfeccionar tus puntos fuertes como directivo, a aumentar tu autoconciencia y a avanzar en tu carrera rpofesional. Pueden ayudarte a analizar tus rasgos y puntos fuertes de liderazgo y a señalar las áreas de mejora. Conocer estas herramientas puede ayudarte a avanzar en tu carrera, muchos directores de contratación utilizan las evaluaciones para determinar los posibles estilos o atributos de liderazgo de quienes solicitan puestos de dirección.

3. Busca oportunidades de liderazgo

La clave para mejorar como líder suele ser la práctica. Busca oportunidades para ocupar puestos de liderazgo en tu comunidad, puede ser en el trabajo, en tu iglesia o con otro grupo de tu red personal. Tomar la iniciativa puede proporcionarte una valiosa experiencia y equiparte para futuras oportunidades.

4. Ofrécete como voluntario para asumir más responsabilidades

Si no hay oportunidades de liderazgo en tu lugar de trabajo, puedes demostrar tus capacidades ofreciéndote como voluntario para asumir más responsabilidades. Esto podría significar ofrecerte para ayudar en un proyecto p incluso abordar una nueva tarea. Si demuestras tu voluntad de servicio, es probable que te ganes la atención de los actuales dirigentes de tu equipo.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No