Cómo gestionar los conflictos laborales durante el teletrabajo

Raquel Hernández

A día de hoy, los conflictos laborales son prácticamente inevitables tanto en las pymes como en las empresas más grandes y consolidadas, por lo que es conveniente aprender a gestionarlos. Pero, ¿qué sucede con los conflictos laborales nuevos que surgen a raíz de la implantación del teletrabajo en las organizaciones? A continuación, hablamos sobre las diferentes estrategias que se pueden llevar a cabo para lidiar con los conflictos y problemas de los teletrabajadores, y señalamos algunas pautas para sobrellevarlos y encontrar una solución que beneficie a todas las partes.


Conflictos laborales

ra2studio || Shutterstock

Tipos de conflictos en las empresas que gestionan equipos a distancia

En ocasiones, controlar el trabajo a distancia puede ser una tarea mucho más complicada de lo que habitualmente se cree. Está claro que, gracias a las nuevas tecnologías y a las herramientas para organizar equipos a distancia podemos mantener el contacto con los teletrabajadores y ejercer un cierto control en la ejecución de las tareas y actividades.

Sin embargo, esto no evita que, en ocasiones, surjan una serie de conflictos o problemas que afecten a la productividad o el desempeño de las funciones de los diferentes equipos de trabajo. Algunos de los conflictos más frecuentes en las empresas que apuestan por el teletrabajo son los siguientes:

  • ¿El empleado está trabajando o no?: es una duda que está provocando una gran cantidad de debates entre los empresarios acerca de la productividad y de cómo medirla. No se trata tanto de equiparar la presencialidad con la productividad, sino de elegir los kpis adecuados para el trabajo a distancia. Implementando una serie de indicadores podremos saber si el empleado remoto está realizando las funciones que le competen o está "calentando la silla".
  • Las respuestas "no inmediatas": cuando un empleado está trabajando de forma presencial en la empresa, es mucho más sencillo ir a su escritorio y preguntarle acerca de su trabajo. Sin embargo, cuando el trabajo se realiza a distancia, pueden surgir algunos problemas de comunicación derivados de la ausencia de una respuesta inmediata por parte del trabajador, aunque también podría darse el caso de no recibir "feedback" inmediato por parte de los supervisores.
  • Hacer lo mismo de siempre: un gran error en el que caen las empresas cuyos empleados teletrabajan es que emplean los mismos procesos y mecanismos del pasado. Es importante, en este sentido, apostar por la adaptación y el cambio en las expectativas. Si esto no se hace, se pueden crear otro tipo de tensiones que hagan el conflicto mucho mayor.

Consejos para resolver conflictos en las empresas que teletrabajan

Entonces, ¿qué se puede hacer para resolver o, al menos, evitar los conflictos laborales típicos en el teletrabajo? A continuación, te damos unas recomendaciones muy útiles:

1. La comunicación, fundamental

La mayoría de los problemas internos en las empresa surgen por la falta de información, la desinformación y los malentendidos, algo que se acentúa en el caso del trabajo a distancia. Asimismo, la sensación de aislamiento de los teletrabajadores hace incluso más importante establecer canales de comunicación entre supervisores y empleados remotos que permitan una comunicación constante y fluida a lo largo de la jornada laboral. Para ello, se pueden emplear apps de videollamadas o mensajería instantánea como Skype, Slack, Google Hangouts, Google Meet, Webex o Zoom.

2. Actividades presenciales puntuales

Hay empresas que permiten teletrabajar a sus empleados uno o dos días a la semana pero, en la actualidad, ya hay compañías que realizan un trabajo 100% remoto. En estos casos, los expertos recomiendan organizar reuniones presenciales puntuales o actividades lúdicas, como tomar un café con el resto de empleados y supervisores. Con ello, se trata de evitar ese sentimiento de aislamiento propio de los trabajadores remoto y de aumentar su sentimiento de pertenencia a la empresa.

3. Desconexión digital

Que un empleado esté trabajando desde casa no implica que deba estar conectado las 24 horas del día. Cada vez más países se animan a regular el derecho a la desconexión digital a los trabajadores, por lo que no se permite enviar correos o realizar llamadas telefónicas a los trabajadores fuera del horario laboral, ya sea en trabajo presencial o en trabajo remoto.

4. Herramientas de control

Otro de loa grandes problemas del teletrabajo es el control del horario de los empleados remotos y de sus actividades. Por suerte, existen una gran cantidad de apps que registran las horas de trabajo y las tareas de los empleados sin necesidad de que se encuentren físicamente en las oficinas. Sin lugar a dudas, este tipo de herramientas pueden ayudar a reducir estos conflictos propios del trabajo a distancia.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No