¿Cómo organizar mi empresa?

Iván García
Diseñar la organización de la empresa implica ordenar, estructurar e integrar las unidades orgánicas y los recursos disponibles de una compañía (tecnológicos, humanos, financieros y materiales), además del establecimiento de las responsabilidades y relaciones entre ellos.

Organizar una empresa correctamente permite una mejor asignación y un uso más adecuado de los recursos para desarrollar las tareas necesarias planteadas en los objetivos del negocio. Si quieres saber cómo diseñar la organización de una empresa, permanece atento a este artículo.

Cómo organizar una empresa
Imagen: Rawpixel.com || Shutterstock

¿Cuál es la forma de organizar una empresa?

La clasificación empresarial comienza por la división de esta en departamentos o áreas que agrupan actividades y labores con cierta homogeneidad, además del establecimiento de las relaciones jerárquicas entre ellas. A continuación, te damos más detalles sobre cómo organizar una empresa en función del tipo de división:

  • División por funciones: se estructura a la entidad en áreas o departamentos que agrupan las tareas precisas para llevar a cabo una función básica de la compañía. Este tipo de división permite obtener el mayor provecho posible de las habilidades técnicas de los componentes de la empresa, ya que los reúne según la especialización. Es la clase de división más empleada por las organizaciones, sobre todo las pymes, sobre todo debido a la sencillez y al control tan sencillo que posibilita. Se puede utilizar el organigrama funcional para mostrar la estructura de este modelo de organización.
  • División por productos: las áreas o departamentos de la empresa se agrupoan en función de las actividades precisas para la comercialización o producción de un producto o servicio concreto. Facilita la coordinación entre los componentes de la compañía ya que posibilita que se centren en un producto. Esta estructura resulta frecuente en las grandes empresas que manejan una elevada variedad de artículos.
  • División por situación geográfica: los departamentos o divisiones de una compañía se agrupan en actividades para operar en una zona geográfica determinada. Ayudan a a mejorar la eficiencia de las actividades para atender las demandas de un mercado, conocer y adaptarse mejor a sus necesidades.
  • División por clientes: la división de la empresa se hace para atender a un determinado tipo de cliente. Por ejemplo, un departamento de ventas se dividiría en sección de caballeros, mujeres y niños. Este tipo de clasificación permite que los componentes de la organización tengan un mayor conocimiento de las preferencia y necesidades.
  • División por proyectos: la compañía se divide en áreas que aglutinan activades necesarias para llevar a cabo un determinado proyecto. Permite concentrar y otorgarle una utilización más eficiente a los recursos existentes para cada una de las tareas.
  • División por proceso: la empresa se divide en departamentos que reúnen las tareas necesarias para llevar a cabo la etapa de un proceso determinado. Permite obtener una mayor eficiencia en la realización del proceso que involucra.

Consejos para organizar tu empresa

Para triunfar con tu negocio previamente debes saber como diseñar la organización de una empresa. Por eso deberías aprovechar las siguientes recomendaciones.

  • Establece unos objetivos claros: para ello define misión, visión, valores, y objetivos que confías alcanzar. Transmítelos a los distintos integrantes de la entidad. Cada departamento debe contar con unas metas concretas.
  • Control de recursos: analiza los recursos que hay disponibles, ya sean financieros o humanos. Es preciso que conozcas de cuánto personal dispones y cuáles son las capacidades del mismo. Al tener información sobre los recursos tendrás más facilidades para reducir costos y tener las ideas más claras sobre los límites de producción.
  • Delimitar tareas: realiza una lista con las actividades de la compañía, determinando las prioridades, el tiempo necesario para la ejecución y quién se responsabilizará de cada una de ellas.
  • Adaptación: la organización de la compañía debe acomodarse a las constantes variaciones del mercado, los avances tecnológicos y las condiciones internas de la comañía.
  • Controlar gastos: manten un control estricto de las cuentas, con los impuestos, costes y ganancias. Recuerda que es preciso no gastar más de lo que se ingresa.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No