9 Consejos para conseguir que tus precios parezcan más atractivos

Uno de los factores a tener en cuenta para la venta de nuestros productos es, sin duda, el precio. Este hará que nuestros productos o servicios sean más atractivos para nuestros clientes. Y además, este es un factor que hará que los potenciales clientes se vayan donde la competencia si ésta tiene mejores precios.

También es cierto que no podemos poner precios bajos a todo lo que realizamos. Porque, por un lado, no siempre un precio bajo es sinónimo de calidad. Y, por otra parte, uno de los objetivos de cualquier empresa es tener beneficios que nos permitan seguir generando negocio.

Asimismo, es básico tener claro el buyer persona o cliente potencial al que está destinado lo que hacemos en nuestra empresa. Porque si vendemos un producto a un precio muy alto puede que con 10 ventas ya tengamos las ganancias esperadas. Aprende más sobre cómo tener una empresa rentable con pocos clientes y desarrolla tu negocio fácilmente.


Cómo obtener precios atractivos

Imagen: Minerva Studio || Shutterstock

En definitiva, el fijar el precio de nuestras suele ser una de las decisiones más determinantes para que nuestro producto o servicio tenga éxito. Veamos algunos consejos que harán que tus precios sean más atractivos.

¿Cómo poner precios atractivos?

Aquí puedes descubrir los mejor trucos para poner precios y conseguir atraer a los clientes.

  • Propuesta de valor. Es cierto que las ofertas pueden atraer la atención de nuestros clientes. El ahorro y las gangas pueden conseguir ventas. Pero según investigaciones, los compradores cada vez valoran más que el producto tenga un valor extra que la oferta puntual.
  • Ponerte en lugar del cliente. Para llegar a tu cliente hemos de ponernos en lugar de nuestros potenciales compradores. Esto nos hará entender sus necesidades o cómo podemos ayudarlos a resolver un problema.
  • Evitar mencionar tu competencia al cliente. En publicidad se suele utilizar la estrategia de la publicidad comparativa. Se trata de conseguir que nuestra mercancía se vea más positiva y confiable. En España hacer comparaciones con la competencia para desprestigiarla está prohibido en publicidad. Pero nosotros también deberíamos autocensurarnos. Tanto si hablamos positiva como negativamente de nuestros competidores estamos creando curiosidad al usuario e incluso a veces confusión. Como consecuencia, puede ir a ver qué es lo que hacen las otras empresas. Y si le gusta más comprarles a ellas y no a nosotros.
  • Importa más la percepción que el precio. Es vital que nuestros compradores tengan una buena imagen de nosotros. Tener una buena reputación hace que los clientes dejen de lado el precio. Si saben que van a tener un buen servicio no les va a importar pagar un poco más.
  • Subir o bajar el precio. Debemos ser baratos o más caros según nos interese más. Pero también podemos subir el precio siempre que al cliente le ofrezcamos un plus junto con el producto deseado. Así la percepción de caro será menor.

Plantilla para controlar los precios

  • El encanto del número 9. Los precios que marcan 99€ en vez de 100€ son valorados positivamente. Asimismo cuando no nos decidimos entre 24€ y 29€, igualmente podemos decidirnos por el 9.
  • Investigar cuánto está dispuesto a pagar el cliente. Tradicionalmente calculamos cuánto nos cuesta producir nuestra mercancía y a esta le añadimos un margen. De este modo calculamos el precio. Esto es erróneo. Nuestro centro ha de ser el cliente no el producto. Por eso es importante conocer hasta cuánto sería capaz de pagar por lo que le ofrecemos. Aunque también hay que tener en cuenta si existen productos similares al nuestro. Esto es debido a que nuestros márgenes podrían verse reducidos.
  • El precio alto es sinónimo de calidad. Es una estrategia que siguen muchas empresas como Apple. Presentan un producto mediante lanzamientos exclusivos. Además van acompañados de un estatus social por poseer un Iphone, por ejemplo.
  • La exclusividad. Precisamente lo mencionábamos en la iniciativa anterior. Todo lo que permita a nuestros clientes diferenciarse del resto es un incentivo. Presentar ediciones limitadas o un curso específico para unos pocos clientes está muy bien valorado por los usuarios. En este caso el precio a fijar podría ser alto, según lo que vayamos a ofrecer.

Poner precios interesantes que llamen la atención del público es fundamental para conseguir vender más. Sin embargo, antes de ello debemos realizar un estudio exhaustivo de las diferentes variables que influyen en la fijación de precios. Si no sabes cuál es el precio que deben tener tus productos te recomendamos que aprendas el modo de hacer para obtener beneficios.

¿Cómo poner el precio a mis productos?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No