Costes indirectos

Patricia Nuño
Los costes suponen todos aquellos gastos en los que incurre una empresa como consecuencia del ejercicio de su actividad económica, gastos que son inherentes al desarrollo y producción de los bienes y servicios que ofrece al cliente final.

Pero, una empresa se topa con una gran cantidad de tipos de costes, siendo los costes indirectos unos de los más populares.

¿Qué son los costos indirectos?

El coste indirecto es uno de los tipos de costes que afecta al proceso productivo de uno o varios productos que posteriormente vende la empresa. Pero lo que caracteriza realmente a estos costes es que no se pueden asignar de manera directa a cada uno de los productos. Es decir, si tú produces coches, sabes que en cada coche, precisarás como materia prima, 4 ruedas, por ejemplo. Sin embargo, esto no es posible hacerlo con los costes indirectos. Se hará sólo tras haber definido un criterio de asignación coherente, que te permita calcular su asignación a cada producto de manera individual, lo que te guiará después a la hora de definir el precio final de venta.

Los costes indirectos afectan al proceso productivo de los bienes de una empresa, no pudiendo asignarse de manera directa a cada uno de los productos.

Algo que hay que tener muy claro es que son muchos los costos indirectos que una empresa puede tener y que el criterio de imputación será diferente en función del tipo de coste indirecto y, en función también, del producto al que nos estamos refiriendo.

Concepto de costes indirectos

Imágenes: ConstantinosZ || Shutterstock

Por ejemplo, si nos referimos a un coste indirecto como puede ser, el gasto de luz, obviamente la imputación de este coste será diferente según sea un producto tecnológico o, por lo contrario, un producto 100% artesanal. En este último, la imputación que hagamos de gasto de luz será menor como es lógico.

Control de gastos

Ejemplos de costes indirectos

Ya sabemos que los costes indirectos suponen gastos indirectos en los que incurre una empresa y que no se pueden asignar directamente a los productos producidos.

A continuación, te detallamos los diferentes ejemplos de costes indirectos que existen:

  • Costes indirectos de producción: costes de producto necesarios para su producción, tales como el coste de aprovisionamiento o el coste de fabricación. Un claro ejemplo de coste indirecto de producción sería la mano de obra indirecta, es decir, aquellas personas que han formado parte del proceso de elaboración de un producto en diferentes secciones de la empresa.
  • Costes indirectos generales: este tipo de costes suponen aquellos gastos que hay pero que no forman parte directamente del proceso de fabricación. Como ejemplo de costes indirectos generales, tenemos los costes de administración, financieros o comerciales

Los costes indirectos están tomando gran relevancia en los procesos de producción, puesto que tenemos sistemas cada vez más automatizados.

Y ¿qué más ejemplos de gastos indirectos podemos encontrar en un proceso de producción?:

  • Alquiler del local.
  • Amortizaciones de maquinaria.
  • Intereses bancarios.
  • Tributos.
  • Coste por contratación de jefes de producción, supervisores, seguridad, etc.
  • Material indirecto necesario para producir el producto: combustibles o lubricantes, por ejemplo.
  • Factura de teléfono e internet.

En definitiva, los costes indirectos son aquellos gastos en los que incurre una empresa durante el ejercicio de su actividad económica pero son de difícil asignación. En muchas ocasiones, nos centramos solo en los costes directos a la hora de abrir un negocio, pero nos olvidamos que gran de los costes son indirectos. Además, los costes indirectos suelen ser constantes y están estrechamente relacionados con el nivel de actividad.

Conoce toda la información necesaria para crear una empresa y asegúrate de gestionar tu negocio de forma correcta para que se viable durante el mayor tiempo posible.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No