El informe de auditoría

El informe de auditoría, también llamado dictamen de auditoría de cuentas anuales, es el documento final que redactan los auditores después de la realización completa de la auditoría, donde señalan la situación económica de la empresa y donde muestran su opinión sobre la realidad económica de la empresa.

Este documento es muy importante para todos los públicos, ya sean los accionistas, entidades financieras o empleados para conocer el estado real de la empresa y ver la salud económica y su viabilidad.

informe de auditoría Imágenes: igorstevanovic || Shutterstock

Estructura del informe de auditoría

Los informes de auditoría poseen una estructura definida para la redacción de los contenidos que debe incluir. Aquí es donde encontramos los conocidos párrafos del informe de auditoría. Las entidades que tengan la obligación de someterse a auditorías legales antes de entregarse en el Registro Mercantil deberán contener como mínimo la siguiente información:

  • Título o identificación
  • Encargados de la auditoría y destinatarios
  • Párrafo de alcance: en este párrafo se describe la amplitud del trabajo realizado en la auditoría. Se delimitará el marco de actuación de la auditoría realizada, señalando los estados financieros auditados y haciendo referencia a las Normas de Auditoría Generalmente Aceptadas (NAGA) utilizadas para hacer la auditoría.
  • Párrafo legal o comparativo: deberá informar de que las cuentas son únicamente del último año. Las cuentas anuales deben incluir las cifras del balance, la cuenta de pérdidas y ganancias y el cuadro de financiación del año anterior.
  • Párrafo de énfasis: en este párrafo el auditor debe señalar aspectos que le hayan resultado relevantes, pero que no hayan llegado a afectar en la opinión que se ha formado sobre la auditoría.
  • Párrafo de salvedades: aquí el auditor mostrará si existe algún reparo que señalar sobre algún tipo de estado financiero y explicará la causa que lo ha provocado. Estas salvedades sí que afectan a la opinión y pueden deberse a alguna diferencia en la interpretación de diferentes cuestiones.
  • Párrafo de opinión: es aquí donde el auditor mostrará su propio juicio sobre las cuentas que está auditando. Encontraremos en este párrafo un juicio valorativo sobre la situación financiera, el patrimonio, los resultados de las operaciones, los recursos obtenidos y aplicados. También valorará si dispone de la situación necesaria para poder ofrecer una valoración real de las cuentas.
  • Párrafo sobre “otras cuestiones”: aunque este párrafo no es obligatorio, los auditores podrán utilizar otros párrafos para añadir la información sobre determinadas circunstancias que sea necesaria para completar el informe sobre la auditoría.
  • Párrafo sobre el informe de gestión: en este párrafo se comentará la corcondancia del informe de gestión concuerda con las cuentas anuales de la empresa o si por el contrario existe algo que no le hace ser diferente.
  • Nombre, dirección y datos registrales del auditor
  • Fecha del informe
  • Firma del auditor

Tipos de informe de auditoría

El objetivo del auditor es realizar un examen sobre las cuentas anuales de la empresa para poder valorarlas y extraer un juicio de valor sobre su trabajo realizado. Los informes de auditorías pueden ofrecer distintas opiniones sobre las cuentas anuales de una empresa.

  • Opinión favorable: esto significa que el auditor está de acuerdo con la presentación de las cuentas anuales y el contenido de los estados financieros. Es la opinión más favorable que se puede conseguir de una auditoría.
  • Opinión favorable con salvedades: también denominada opinión calificada o cualificada. En este caso el autor está conforme con las cuentas que ofrece la empresa, pero señala ciertos reparos en algunos aspectos de la empresa.
  • Opinión desfavorable: en este caso el auditor señala que no está de acuerdo con las cuentas y estados financieros de la empresa. En su juicio, las cuentas no muestran la realidad económica de la empresa.
  • Opinión denegada: se le llama también “abstención de opinión. En estos casos el auditor afirma que no tiene suficientes recursos para ofrecer una valoración sobre las cuentas anuales de la empresa.