Emprendimiento social

La sociedad cambia y, con ella, los hábitos de consumo y las necesidades de los ciudadanos. Por eso, las empresas se han visto en la necesidad de evolucionar, de cambiar y redefinir estrategias y poner el foco no únicamente en la reducción de costes e incremento de los beneficios.

Las empresas deben ir más allá y apostar por una nueva visión empresarial: el emprendimiento social.

¿Qué es el emprendimiento social?

El emprendimiento social hace referencia a una empresa cuya prioridad es la de satisfacer las necesidades de la sociedad de su entorno a través de una figura empresarial. Su objetivo tiene un gran carácter social, por lo que la obtención de máximos beneficios pasa a un segundo plano. Eso sí, debes tener en cuenta que el emprendimiento social no equivale a ser una organización sin ánimo de lucro que no busca beneficios.

Obviamente, la persona que apuesta por el emprendimiento social necesita obtener beneficios para subsistir. Su principal diferencia respecto a las empresas tradicionales es que no quiere obtener beneficios por encima de todo. Sino que establece como prioridad diversos principios sociales, éticos y medioambientales.

Estos emprendedores sociales van más allá de la obtención pura y dura de ganancias, enfocando su actividad a la creación de valor.

emprendimiento social

Beneficios y rentabilidad del emprendimiento social

Puede que muchos piensen que es una utopía y prácticamente inviable que una empresa tenga como prioridad el cuidado medioambiental, por ejemplo y, al mismo tiempo, pueda obtener beneficios.

La preocupación cada vez mayor por parte de la sociedad de avanzar hacia un mundo mejor y más sostenible no se puede pasar por alto. Por ello, son cada vez más las empresas que se suben al carro de la ética y preocupación social.

Según el informe Forética 2015, un 50% de los consumidores afirma haber elegido un producto en base a criterios éticos.

El emprendimiento social, por tanto, va a jugar un papel clave en el tejido empresarial. El consumidor es cada vez más exigente y comprometido, por lo que la empresa debe adaptarse a él y a sus necesidades si desea subsistir.

Ahora bien, pese a que el emprendimiento social es muy atractivo y, claramente, la tendencia es que su número vaya in crescendo debido a la cada vez mayor demanda por parte de los consumidores de prácticas éticas y sociales, ¿el emprendimiento social es rentable? Te damos 4 consejos para rentabilizar la empresa social:

  1. Es una empresa. Pese a que tenga un fin claramente social, no deja de ser una empresa. Por lo que gestiónala como tal: toma decisiones coherentes, controla y ten una previsión de ingresos y gastos, etc.
  2. Estudia el mercado. ¿Has detectado una necesidad real en tu entorno? Valida si realmente habrá clientes interesados en los productos o servicios que ofrezcas. Aunque tu empresa sea social, recuerda que debes obtener beneficios.
  3. Ventas. Necesitas vender si quieres que tu empresa social tenga larga vida. Que no te dé miedo vender tus productos. Los consumidores, de hecho, estarán encantados de pagar un plus si encima el producto o servicio que ofreces tiene un fin ético.
  4. No dependas de subvenciones. Es muy arriesgado que la vida de tu empresa dependa de la concesión o no de subvenciones.

Conoce toda la información sobre: