Empresario Individual (Autónomo)

Cristina Argudo
Muchos emprendedores que desean iniciar su andadura como empresarios individuales, tienen dudas acerca de la figura del autónomo, así como sus obligaciones y cuestiones tributarias.

Por supuesto que existen distintos tipos de empresas, y cada una de ellas tiene una serie de ventajas e inconvenientes. Así, conocerlas en profundidad te ayudará a decidirte mejor por una u otra fórmula empresarial a la hora de elegir la forma jurídica del negocio.

Empresario indivual Imagen: Syda Productions || Shutterstock

¿Qué es un autónomo?

El autónomo es conocido popularmente como empresario individual, y su característica principal es que factura con su NIF como persona física. Algunos ejemplos de empresario individual son los electricistas, carpinteros o redactores freelance que trabajan por su cuenta.

Aunque generalmente se vincula la figura del autónomo al trabajo individual, lo cierto es que no existe ningún tipo de impedimento para contratar empleados que se incorporen al equipo. Por tanto, el autónomo puede crear puestos de trabajo al igual que sucede en una sociedad.

La actividad del profesional autónomo viene regulada y sometida a las disposiciones generales del Código de Comercio en materia mercantil y a lo establecido en el Código Civil y a la Ley 20/2007 de 11 de julio del Estatuto de Trabajo Autónomo.

También cabe destacar que las últimas reformas laborales han terminado por incluir la figura del trabajador autónomo dependiente (TRADE), incluida en el Real Decreto 197/2009, del 23 de febrero.

Características empresario individual

La característica principal y más importante del profesional autónomo es la responsabilidad ilimitada que recae sobre él, como consecuencia de su actividad mercantil.

¿Qué quiere decir esto? Ante deudas contraídas con la Administración o terceros, el autónomo deberá responder con su patrimonio privado, presente y futuro, para el cumplimiento de todas sus obligaciones. De igual forma, en el caso de estar casado/a el cónyuge deberá responder con su patrimonio también salvo que haya ejercido oposición ante Escritura Pública.

Otra de las características más importantes, es que el régimen de empresario individual o autónomo está limitado a un único socio, al contrario de lo que sucede en el caso de las sociedades limitadas o anónimas que permiten un mayor número de socios.

El empresario individual no está obligado a a inscribirse el Registro Mercantil, aunque puede ser beneficioso para registrar los datos del cónyuge o el régimen económico del matrimonio.

Además, las facturas siempre deberán ir suscritas a su nombre personal y DNI, no pudiendo utilizar una denominación legal, como en el caso de las sociedades.

Ventajas y desventajas de los autónomos

A la hora de escoger el tipo de empresa para iniciar nuestro proyecto, debemos valorar las ventajas y desventajas que tienen los autónomos a la hora de ejercer su actividad.

Cada fórmula jurídica tiene pros y contras, de ahí la importancia de elegir la que mejor se adapte a nuestras necesidades mercantiles.

Ventajas del autónomo

  • Mayor sencillez y rapidez en los trámites de alta.
  • Simplicidad en la presentación trimestral de impuestos.
  • Se mantiene el control total de la empresa bajo un único socio.
  • No es necesario constituir estatutos ni realizar Escritura Pública.
  • En caso de disolución, el proceso para clausurar el negocio es más rápido.
  • Los gastos de mantenimiento como la gestoría, contabilidad, etc. son inferiores.

Desventajas del autónomo

  • Responsabilidad ilimitada con el patrimonio actual y futuro ante deudas contraídas durante la actividad.
  • En el caso de matrimonios en régimen de gananciales, el patrimonio del cónyuge también pasa a ser tenido en cuenta para saldar las posibles deudas.
  • A partir de unos 45.000 euros de beneficio, el autónomo soporta mayor carga tributaria que en el caso de una sociedad.
  • La figura del autónomo representa mayor desconfianza y menos profesionalidad a nivel corporativo, frente a las sociedades mercantiles.

Por ello, antes de decidirte por una u otra figura empresarial, es importante que analices los pros y contras de ser autónomo para establecer una estrategia comercial clara y duradera a lo largo del tiempo. Conoce toda la información sobre trabajadores autónomos y decide si esta es la figura que más te conviene.

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No