Estado de Cambios en la Situación Financiera

Son muchas las variables a nivel económico, financiero y operativo a las que se puede llegar a enfrentar una empresa. Analizar los diferentes estados financieros existentes, ayuda a cualquier negocio a optimizar la toma de decisiones y, sobretodo, a ahorrar recursos.

Uno de los estados financieros que van a contribuir especialmente al éxito de las estrategias empresariales es el estado de cambios en la situación financiera.

Definición del Estado de cambios en la situación financiera

El estado de cambios en la situación financiera, también conocido como estado de movimientos de fondo o estado de origen y uso de recursos, es un estado financiero que muestra qué ha hecho la empresa con el dinero que ha ganado durante un periodo de tiempo concreto. Igualmente, informa de la forma en que se obtuvo dicho dinero, pudiendo analizar de manera detallada las ganancias del negocio y cuánto efectivo queda disponible, ya sea en caja o en banco.

cambios en la situación financiera

Imágenes: GaudiLab || Shutterstock

El estado de cambios en la situación financiera es un estado financiero que permite conocer el origen y destino de las ganancias de la empresa.

Por tanto, el estado de cambios en la situación financiera se trata de un estado que muestra el movimiento del capital de trabajo de una empresa, detallando la procedencia del mismo, así como su destino. El estado de cambios en la situación financiera es un estado de verdadera importancia, pues refleja de manera detallada y veraz de dónde se obtienen los recursos de los que dispone una empresa y, además, indica su destino, dónde se están aplicando.

¿Para qué sirve el estado de cambios en la situación financiera?

El estado de cambios en la situación financiera sirve para analizar si las decisiones que se toman dentro de la empresa se hacen o no de manera acertada y objetiva, ateniéndose a los recursos y necesidades reales del negocio en cuestión. Es una manera de evaluar y controlar la gestión del dinero, ayudando a evaluar, de esta manera, la calidad de decisiones.

En definitiva, los objetivos del estado de cambios en la situación financiera son:

  • Evaluar la capacidad de la empresa de generar recursos.
  • Evaluar la capacidad de la empresa para cumplir con sus obligaciones.
  • Evaluar cambios en la situación financiera derivados de transacciones de inversión y financiamiento.

Análisis de las fuentes y las aplicaciones de fondos

El estado de cambios en la situación financiera refleja, por un lado, el origen de las ganancias de una empresa (fuentes de fondos); por otro lado, analiza el destino de dicho dinero (aplicaciones de fondos).

Por una parte, en lo que a las fuentes de fondos se refiere, todo empresario puede recurrir básicamente a cuatro fuentes de fondos para su financiamiento:

  • Aportes de capital. Aportes de dinero que hacen los socios, ya sea en efectivo o en especie (por ejemplo, un ordenador o un coche), para que así la empresa disponga de dicho capital para aplicarlo a la actividad diaria.
  • Deudas que asume la empresa, tales como préstamos bancarios, créditos con proveedores, etc. El pasivo es una fuente de financiación puesto que, a corto plazo, la empresa los utiliza en sus operaciones.
  • Desinversiones. Consiste en recurrir a fondos que tiene la empresa en activos para aplicarlos en una operación de negocio distinta. Por ejemplo, vender una máquina para comprar materia prima.
  • Generación interna de fondos (recursos propios). Fondos que se producen directamente en la operación de la empresa.

Por otra parte, tenemos las aplicaciones de fondos, dónde destina la empresa sus ganancias:

  • Pago de pasivos, librando deudas.
  • Emplear los recursos obteniendo activos.
  • Dividendos, invirtiendo recursos en cartera, inventarios, activos fijos, para disminuir el pasivo, etc.
  • Pérdidas. Los recursos obtenidos se pueden emplear para reponer o financiar pérdidas originadas durante dicho período.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No