La empresa social

Las fórmulas empresariales cambian a medida que la sociedad evoluciona. Nuevas tendencias se detectan y los hábitos de consumo están en cambio constante, por lo que es casi una obligación para las empresas adaptarse y adecuarse.

Un gran ejemplo de ello es la empresa social, un nuevo modelo de gestión que está adquiriendo mayor protagonismo. El emprendimiento social se está extendiendo de forma rápida por el interés de la gente en idear modelos de negocio que ayuden a solucionar problemas que existen en nuestra sociedad. En España, es trascendental la Ley 5/2011 de 29 de marzo de Economía Social.

¿Qué es una empresa social?

La empresa social es una empresa que contribuye de una forma determinada a la sociedad y que, a su vez, le resulta rentable para generar negocio y obtener éxito empresarial.

No obstante, los emprendedores sociales, como cualquier otra empresa, busca obtener un beneficio y que su negocio sea rentable. Ella no quita que lo pueda hacer a través de acciones sociales donde la prioridad no sea únicamente lograr mayor cifra de ventas.

empresas sociales

La empresa social es un modelo de empresa innovador, a través del cual se busca la resolución de un problema social y, a su vez, obtener beneficios, generar empleo y tener grandes consecuencias en la sociedad.

En palabras de Muhammad Yunus, emprendedor social, banquero y economista: “Los negocios sociales son empresas creadas para resolver problemas”.

Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz de 2006, es una gran figura a seguir en lo que se refiere al ámbito de las empresas sociales. Su mayor aportación: el Banco Grameen y la creación de los microcréditos y microfinanzas.

Características de la empresa social

Uno de los objetivos principales de cualquier empresa social es lograr un fin social, como puede ser, por ejemplo, la construcción de escuelas en aldeas pobres. Una nueva forma de entender el ámbito empresarial, donde la empresa se muestra mucho más colaborativa, participativa y solidaria.

A continuación detallamos las características de la empresa social:

  1. Carácter participativo, fomentando e incentivando la participación de uno o varios grupos de ciudadanos.
  2. Beneficiar a la comunidad como principal objetivo. La prioridad principal de una empresa social no es la obtención de beneficios y su propio lucro. Su mayor interés pasa por la satisfacción y obtención de un beneficio pero para un grupo concreto de la sociedad.
  3. Distribución de beneficios limitada. Los beneficios no son el principal objetivo de las empresas sociales.
  4. Garantizan la igualdad de oportunidades, evitando cualquier tipo de discriminación, ya sea por sexo, raza, religión, etc.
  5. La empresa social se basa, sobretodo, en la fuerza del trabajo, más que en el capital.
  6. Promueven la innovación económica y social.
  7. Se basan en financiamiento mixto, siendo su objetivo prioritario el de la autofinanciación y reducir, de esa manera, la dependencia económica.

¿Se pueden conseguir beneficios con la empresa social?

Una empresa social mejora las condiciones de vida de la comunidad, por encima de cualquier beneficio económico. Todo el excedente fiduciario que obtengan gracias a su actividad, se reinvertirá en función de las necesidades de la comunidad.

Pero, entonces, ¿cómo obtiene beneficios una empresa social? La tendencia en el marco empresarial de hoy en día gira en torno a la creación de empleo estable, sostenible y tener un fin ético y comprometido con el entorno (ya sea a nivel medioambiental, cultural, social, …).

Uno de los beneficios de la empresa social es la ventaja competitiva que obtiene gracias a, precisamente, ese compromiso social de generar riqueza y empleo. La empresa, de manera más o menos directa, contribuye a la sostenibilidad social, diferenciándose así con creces de sus competidores. Un gran plus para los clientes reales y potenciales de la empresa social, que ante dos productos o servicios iguales, se decantarán por el de dicha empresa.

¿Cómo crear una empresa social?

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No