La ventaja competitiva

Una empresa tiene ventaja competitiva cuando se encuentra en una mejor posición para defenderse contra las fuerzas competitivas y mantener a los clientes. Existen muchas fuentes de ventajas competitivas: elaborar un producto con la más alta calidad, proporcionar un servicio superior a los clientes, lograr menores costos en los rivales, tener una mejor ubicación geográfica, diseñar un producto que tenga un mejor rendimiento que las marcas de la competencia.

¿Qué es la ventaja competitiva?

Una ventaja consiste en un valor diferencial que hace que una empresa se encuentre en una posición superior respecto a su competencia. Este concepto fue creado por el experto en marketing, Michael Porter, para hacer referencia a esa diferenciación que se consigue en relación a otras empresas de tu sector, y que te permite ser mejor que tu competencia.

Ventaja competitiva

Gearstd || Shutterstock

La ventaja competitiva se obtiene cuando se hace algo diferente dentro del proceso tradicional de tu industria y que te da una ventaja exponencial sobre cualquiera de tus competidores. Aunque sea un cambio pequeño, año con año se va ganando un poco de ventaja, con el tiempo la empresa crecerá hasta que tus competidores no te puedan alcanzar.


Sin embargo, cuando nos disponemos a crear una empresa, ya debemos pensar cuál será el elemento diferenciador que hará que nuestros clientes nos elijan por delante de nuestra competencia. Es necesario tener en cuenta algunos aspectos que nos permitan elegir una ventaja idónea en nuestro negocio. Para ser realmente efectiva, una ventaja competitiva debe ser:

  • Difícil de igualar
  • Única
  • Posible de mantener
  • Netamente superior a la competencia
  • Aplicable a variadas situaciones

Claves para crear una ventaja competitiva

Encontrar la ventaja o ventajas competitivas, es una tarea que la misma empresa tiene que ir "descubriendo" a través del continuo análisis de la competencia, ya que la existencia de mercados hoy día tan cambiantes, con innovaciones frecuentes, hace que las empresas deban trabajar cada día en la creación de esas ventajas competitivas, en mantenerlas, en explotarlas, y en ir buscando con más énfasis esas características que nos hacen diferentes del resto de la competencia.

Pero, sobre todo, las empresas deben concentrarse en luchar por que esas características sean percibidas y valoradas por nuestro mercado actual y potencial, difundiéndolas para situarlas  el mayor tiempo posible en las mentes de los clientes o consumidores. Encontrar esa ventaja competitiva puede ayudar a conseguir el éxito de la Pyme.

Si quieres saber más información acerca de las diferentes modalidades de ventajas competitivas y las formas de encontrarlas, no dudes en ampliar la información acerca de estos enlaces, donde podrás aprender a diseñar el elemento diferencial de tu empresa para superar a tu competencia.