Las consecuencias de trabajar sin contrato

Trabajar sin contrato tiene graves consecuencias, ya sea para el empleado como para el empleador. Pese a quien le pese, trabajar en negro no sale rentable y, a largo plazo, se nota.

Además, trabajar sin contrato de trabajo es ilegal. Toda persona que realice una tarea para una empresa, ya sea de manera puntual o permanente en el tiempo, deberá firmar un contrato y cotizar por las horas o tiempo trabajados.

¿Es legal trabajar sin contrato?

Trabajar sin contrato no es legal; como ya hemos comentado, se trata de un delito.

Firmar contrato

No obstante, en muchas ocasiones, los empresarios con el fin de evitarse costes, intentan ofrecer puestos de trabajo camuflados bajo la figura de aparentes contratos, pero que, igualmente, son ilegales. A pesar de ir contra la ley, estas figuras se han popularizado en los últimos años debido a la crisis económica. En concreto, diferenciaremos dos situaciones:

1. Trabajar sin contrato y cobrar en negro

Son bastantes las empresas que ofrecen un puesto de trabajo, con la condición de que no habrá contrato y que el sueldo se cobrará en negro o en “B”.

Al estar trabajando sin contrato, no existirá nómina, ni se pagarán los impuestos pertinentes ni, obviamente, habrá retención alguna de impuestos. Además, sobra decir que, posiblemente, el trabajador no esté ni dado de alta en la Seguridad Social. Todo ello, causa graves perjuicios para el trabajador, entre ellos:

  • No tiene derecho a las prestaciones de la Seguridad Social.
  • No tiene derecho a cobrar subsidio por desempleo.
  • No cotizará para la pensión de jubilación y otras prestaciones.
  • Hay posibilidad que desde Hacienda le exijan responsabilidades, por haber consentido trabajar sin contrato y cobrar el sueldo en negro.

2. Trabajar con contrato verbal

Un contrato verbal es aquel en el que no existe ningún documento escrito donde consten las condiciones pactadas entre empresa y trabajador; no hay ningún contrato firmado donde queden reflejados los derechos y obligaciones de cada una de las partes.

Se trata de un simple pacto verbal entre las partes, lo cual genera gran incertidumbre, puesto que se puede llegar a diversas interpretaciones de lo hablado y, en caso de conflicto, es muy difícil probar quién tiene la razón.

El contrato verbal está admitido por ley. No obstante, la validez del contrato verbal pende de un fino hilo, pues ¿cómo probar su existencia y las condiciones en él pactadas? Es muy complicado.

Además, hay contratos que, por ley, deben quedar plasmados por escrito pues, de lo contrario, no serán válidos ni tendrán efecto alguno. Entre ellos: contratos en prácticas, contratos de relevo, contratos fijos-discontinuos y algunos contratos temporales utilizados por las empresas.

Trabajar sin contrato: 4 riesgos para el empleado

Son muchos los trabajadores que se han encontrado en la situación que el empresario para el que van a realizar las tareas, no quiere hacer contrato. En un principio, al empleado puede darle más o menos igual. Se puede pensar: “Más dinero llega a mi cuenta bancaria a final de mes”. Y, además, todo un favor para el empleador, ahorrándose los costes laborales.

Pero, no es oro todo lo que reluce. Trabajar sin contrato o trabajar en negro presenta toda una serie de riesgos para el empleado:

  1. No genera derecho a prestación por desempleo y no cotiza para futuras prestaciones. Por tanto, ni cobrará paro, ni estará cotizando para una futura pensión.
  2. Dificultad a la hora de reclamar el salario en caso de impago por parte de la empresa. ¿Cómo lo demuestras si no hay un contrato por escrito donde queden reflejadas todas las condiciones inherentes al puesto, tales como el salario a percibir, tipo de jornada o duración del contrato?
  3. Si se produce un accidente laboral, el trabajador no tendrá derecho a percibir una indemnización. Asimismo, la empresa no se hará cargo del salario durante los días que el empleado esté de baja.
  4. Fraude a la Seguridad Social. Podría considerarse un fraude laboral el estar cobrando en negro sin declarar ni cotizar nada al Estado.

La Inspección de Trabajo: ¿qué pasa al trabajar sin contrato?

Aparte de todas las consecuencias de trabajar sin contrato que hemos mencionado anteriormente, tanto para el empleado como para el empresario, viene el problema de qué sucede en caso de una visita de un inspector de trabajo en el empleo.

La Inspección de trabajo es un procedimiento rutinario al que puede verse sometida cualquier empresa que tenga trabajadores contratados. Los inspectores de trabajo tienen como deber controlar y vigilar que las empresas cumplen la normativa laboral  y cumplen con todas sus responsabilidades y obligaciones. Cualquier empresa podrá ser susceptible de que un inspector de trabajo realice una visita sin aviso previo. En otras ocasiones, esa visita se realiza porque el propio trabajador sin contrato ha contactado con la Inspección de Trabajo.

Si se da el caso de que el inspector visita una empresa y detecta que hay un empleado que trabaja sin contrato, ¿qué ocurre? En primer lugar, el trabajador que no está dado de alta, se convierte de manera automática en indefinido a jornada completa. Además, y como es obvio, se dará de alta en la Seguridad Social al trabajador, reclamándose a la empresa las cuotas hasta ahora impagadas, con los recargos correspondientes.

Además, el trabajar sin contrato es delito y supone una infracción grave por parte de la empresa, debiendo pagar una cuantiosa multa.

Multas y sanciones por tener mano de obra sin contrato

Muchos empresarios, con el fin de ahorrarse costes laborales, cometen ciertas irregularidades en contra de la ley: no pagar horas extra, jornadas intensivas que no corresponden con lo pactado en el contrato, trabajadores sin dar de alta en la Seguridad Social, etc.

Algunas de las consecuencias que sufre un empresario por tener mano de obra sin contrato son:

  • Contratar mano de obra en negro es una grave infracción duramente sancionada con multas en torno a los 3.000€ y los 10.000€.
  • Si el empleado sufre una incapacidad temporal y la Seguridad Social se percata de la situación irregular, el empresario estará obligado a abonar la prestación.
  • Pérdida de ayudas y bonificaciones por la irregularidad de tener empleados sin contrato.

Trabajar sin contrato y cobrar el paro

Es evidente que trabajar sin contrato no produce ningún tipo de prestación por desempleo, ya que no se pagan las cotizaciones mensuales durante los meses trabajados. Sin embargo, hay una cuestión mucho más peligrosa: ¿Qué pasa si pillan a un trabajador en el paro trabajando?

Trabajar mientras se está cobrando el paro es un fraude a la Seguridad Social y posee unas sanciones importantes para la empresa, pero también para el trabajador.

Por un lado, la empresa comete una falta considerada muy grave por dar trabajo a personas que perciben la prestación por desempleo. La multa que se le puede imponer a la empresa va desde los 10.001€ hasta los 187.515€.

Por otro lado, la persona que se encuentra trabajando mientras está cobrando el paro también está cometiendo una grave infracción frente a la Seguridad Social. Como consecuencia, el trabajador perderá la prestación por desempleo y deberá devolver todo el dinero recibido. Pero no solo eso, sino que también se le puede prohibir la percepción de cualquier prestación y la participación en cursos de formación durante un año.