Los objetivos generales de una empresa

En un panorama comercial en el que la competencia es más intensa que nunca, los objetivos generales de una empresa se convierten en el salvavidas de cualquier negocio, siempre que se establezcan adecuadamente.

Las últimas estadísticas son claras al respecto, y es que el 85% de los ejecutivos invierten menos de una hora al mes en reuniones de planificación y estrategia. ¿Por qué relegar algo tan importante como el análisis de objetivos empresariales a un segundo lugar?

Una empresa sin dirección ¿hacia donde puede guiar su camino de trabajo? Sin duda, hacia ninguna meta.

¿Qué son los objetivos generales de una empresa?

Los objetivos generales tienen carácter genérico, se proyectan a largo plazo, y consisten en la suma de objetivos específicos más pequeños que al final permitirán alcanzar la meta propuesta en el Plan de Acción.

objetivo generalImágenes: Syda Productions || Shutterstock

Barney y Griffin, dos profesionales especialistas en la gestión y organización de empresas definieron los objetivos generales en cuatro grupos esenciales:

– Los dirigidos a la orientación y dirección.
– Los que facilitan la planificación.
– Los que resultan útiles para motivar e inspirar a los empleados
– Los dirigidos a evaluar la planificación y el control.

Los objetivos generales son de especial utilidad ante los sucesivos problemas que pueden surgir y que requieran de la toma de decisiones difíciles.

Al final, no hay que olvidar que el planteamiento de objetivos generales permite un clima de trabajo adecuado, para dividir la planificación y metas, en tareas más sencillas que puedan ser desarrolladas de forma individual por cada uno de los trabajadores.

Cuando un empleado conoce de forma detallada cuáles son los objetivos que hay que conseguir y lo que se espera de él, la motivación viene por sí sola, y es mucho más sencillo que el trabajador pueda realizar sus tareas sin contar con supervisión constante.

Es esencial que una empresa no solo cuente con objetivos generales, sino que en su estrategia los acompañe de objetivos específicos. Esto es así, para poder garantizar el cumplimiento de los hitos y metas. Un equipo que cuente únicamente con objetivos generales puede dar lugar a confusión y falta de seguimiento.

Ejemplos de objetivos generales

Los objetivos generales son aquellos que se centran en cubrir metas a largo plazo, como comentábamos en el punto anterior. No obstante, para poder entender la diferencia entre objetivos generales y específicos podemos ver algunos ejemplos:

  • Objetivo general. Consiste en la meta global que fijamos a la hora de trazar la estrategia: “De aquí a 5 años, la empresa habrá aumentado su índice de facturación en un 50% más”.
  • Objetivos específico. Pequeños hitos y fases que acompañan al objetivo general para alcanzar su consecución: “Para conseguir la meta propuesta a 5 años, cada trimestre vamos a hacer un resumen y balance de los ingresos y gastos de la empresa”.

Así mismo, la mecánica del planteamiento no solo se aplica a todas aquellas decisiones económicas y financieras, sino que tiene impacto sobre cualquier sector trasversal que se aplique al negocio. Veámoslo con otro ejemplo.

  • Objetivo general. En su aplicación al departamento de recursos humanos y gestión de personas: “De aquí a 4 años, deberemos haber cuadruplicado la plantilla de empleados en cargos simples, y duplicado los cargos gerentes”.
  • Objetivos específico. “Para conseguir la meta propuesta a 4 años, cada mes publicaremos una nueva oferta de empleo y de forma trimestral realizaremos sucesivas entrevistas de trabajo, que nos permitirán adquirir experiencia y perspectiva en la contratación”.

Como ves, los objetivos generales se aplican en cualquier vertiente de la empresa, para establecer unos criterios mínimos de planificación en el negocio. Sin embargo, serán los objetivos específicos los encargados de velar por el cumplimiento de las decisiones y por la aplicación de pequeñas metas capaces de acercar al equipo, a los rendimientos propuestos de forma global.

Descubre toda la información sobre los tipos de objetivos que podemos encontrar en una empresa y para qué sirven cada uno de ellos.

Pack Gestión Pymes

No pierdas más tiempo y controla muy fácilmente el día a día de tu negocio. Esta plantilla ofrece una solución muy eficaz si necesitas controlar y registrar esta información para poder revisarla mensualmente o anualmente.