Motivación intrínseca

Uno de los puntos claves para conseguir un buen rendimiento en las organizaciones es la motivación laboral que permite a los empleados trabajar cómodamente en sus puesto de trabajo. Este motivación se trabaja de muchas formas para conseguir que el ambiente de la empresa sea el idóneo para conseguir los objetivos marcados. En el ámbito empresarial podemos encontrar varias clases de motivación laboral con características propias que la definen. Una de ellas es la motivación intrínseca, una de las más importantes para la gestión del personal.

Concepto de motivación intrínseca
Imagen: lassedesignen || Shutterstock

¿Qué es la motivación intrínseca?

La definición de motivación intrínseca se podría considerar como el empuje que nos lleva a hacer las cosas porque nos gustan y porque nos complace hacerlas. Esta motivación no se basa es premios y recompensas por la consecución de objetivos, sino que el mayor premio es la realización de la propia actividad.

A diferencia de la motivación extrínseca, que se basa en el premio por conseguir algo, la motivación intrínseca proviene del interior de la persona por sus preferencias, gustos o forma de ser. Tiene como consecuencia que la persona se encuentra agusto haciendo lo que hace y, por ello, no le importa hacerlo.

Para comprender este concepto, podemos comparar la motivación intrínseca con la realización de un hobby. Las personas no practican sus aficiones para conseguir algo, sino porque les gusta y porque les motiva hacerlo. En el ámbito del trabajo, conseguir que te guste tu trabajo y que te sientas cómodo con ello, es imprescindible para poder encontrarte motivado en el día a día. Las empresas deben conseguir que los puestos de trabajo de sus trabajadores sean lo que ellos desean y que no vean el trabajo como una carga u obligación. Como dice la mítica frase atribuida a Confucio “Elige un trabajo que te guste y no volverás a trabajar ni un día de tu vida“.

Ejemplos de motivación intrínseca

Aunque la motivación intrínseca provenga del propio trabajador de la empresa, la empresa puede potenciar este tipo de motivación en el empleado a través de diferentes actividades o métodos. Se trata de crear un puesto de trabajo que vaya acorde a las necesidades y gustos de trabajo, y también crear una atmósfera y clima laboral, que haga que el trabajador se sienta parte de la empresa e interiorice los valores y los haga suyos. Solo así, se sentirá una parte de la organización y no verá su trabajo como algo negativo.

Si quieres saber cómo trabajar la motivación intrínseca podemos utilizar algunos métodos que harán que el trabajador mejore su implicación a través de sí mismo. Entre los ejemplos de motivación intrínseca podemos encontrar:

  • Mejorar las relaciones internas en la organización: mantener equipos de trabajos unidos y crear un buen ambiente entre las diferentes personas que conforman la organización hará que los trabajadores se sientan cómodo y con ganas de trabajar en ella.
  • Formación y ampliación de conocimientos: los empleados pueden llegar a sentirse muy implicados en la empresa con la adquisición de nuevos conocimientos. Esto se debe a que el empleado ve la posibilidad de ampliar su frontera profesional y adquirir nuevas habilidades que le permitan aprender y conseguir una mejor posición dentro de la empresa.
  • Responsabilidades de los empleados: cuando un empleado recibe responsabilidad en la empresa aumenta su satisfacción y autoestima en el trabajo. No todo es el dinero, y la designación de responsabilidades hace sentirse importantes y necesarios a los empleados.
  • Acciones sociales: muchas empresas realizan acciones sociales de voluntariado sin ánimo de lucro con el objetivo de ayudar a a la sociedad. Es probable que para algunos de tus empleados este tipo de acciones le atraigan y quieran participar en ellas. Esto es muy beneficioso porque, además de que la empresa está realizando acciones de Responsabilidad Social Corporativa, los empleados se sentirán satisfechos consigo mismo, a través de la empresa y se identificarán con sus valores.
  • Reconocimiento: en ocasiones, la empresas no son conscientes de la importancia que tiene para los empleados el reconocimiento de los logros y el trabajo bien hecho. No se tratar de ofrecer incentivos laborales, sino de comentarle a los trabajadores que han hecho un buen trabajo cuando lo hacen, ya que cuando se hacen mal las cosas, también se les dice.

Si quieres saber más sobre la motivación de tus empleados no dudes en consultar toda la información sobre cómo aumentar el grado de implicación de los trabajadores en la empresa. Te sorprenderás de los resultados y beneficios que puede llegar a dar en la organización.

Cómo motivar a los empleados

  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No