10 Negocios para montar en un pueblo

Pau Sisternas

¿Cansado de la vorágine de la gran ciudad? Cada vez son más las personas que apuestan por vivir en pueblos, aunque muchas veces tienen que desplazarse a trabajar a la ciudad. Pero, también está la opción de crear tu empresa y emprender en un pueblo. Lógicamente, contamos con el hándicap de que el público potencial será inferior al de una ciudad, pero si jugamos bien nuestras cartas la jugada nos puede salir redonda. Si estás deseando abandonar tu trabajo e irte al pueblo, tenemos una serie de ideas que te pueden inspirar a la hora de decidirte por un negocio.




Pequeños negocios que triunfan en un pueblo

¿Qué ideas de negocios pueden funcionar en un pueblo?

Antes de desgranar una a una en Emprendepyme estas ideas de negocios para montar en un pueblo, es importante recalcar la importancia de un buen análisis del proyecto. Estudiar el mercado disponible, qué inversión necesitamos o las ganancias previstas nos ayudará a decidir si vale la pena o no abrir el negocio. Ya sabes que un buen plan de negocio es clave para triunfar con ideas de negocio como estas:

  1. Bares y restaurantes: especialmente en los pueblos pequeños donde no hay bar, abrir uno puede ser una excelente idea. Lógicamente, el plan de negocio de un restaurante contemplará el mejor momento para el negocio coincidirá con los meses de verano o la Semana Santa, pero es una forma de dar vida al pueblo con un negocio muy atractivo.
  2. Negocios de alimentación: hornos, carnicerías, fruterías, tiendas de ultramarinos o un pequeño supermercado son solo algunos ejemplos. Por desgracia, muchos pueblos carecen de este tipo de negocios. Otra opción son las furgonetas-supermercado que recorren diferentes municipios de la comarca vendiendo pan o productos frescos como el pescado.
  3. Peluquería: aquí tenemos dos opciones para montar un negocio en un pueblo, abrir un local elegido adecuadamente o visitar a domicilio, lo que amplia nuestro radio de acción a más pueblos. No tienes por qué limitarte a la peluquería, también se pueden ofrecer servicios de barbería, manicura, pedicura, depilación, etc. Eso sí, necesitas formación.
  4. Veterinario: muchos pueblos cuentan con una importante población animal. Cerdos, ovejas, vacas, cabras, gallinas... La ganadería es un pilar fundamental en muchos municipios españoles, y no siempre hay veterinarios cerca. Por no hablar de los servicios a los animales domésticos del pueblo.
  5. Turismo rural: se trata de un sector al alza. Por una parte, puedes crear una casa rural, ofrecer habitaciones, un alojamiento tipo bed & breakfast, etc. Por otra parte, puedes ofrecer experiencias en el entorno rural, como excursiones, rutas en bici, turismo de aventuras, etc. No hace falta decir que ambas opciones son totalmente compatibles. Otra alternativa es organizar retiros espirituales, o centrarte en públicos como el infantil con campamentos, una granja-escuela, etc.
  6. Profesiones tradicionales: otra idea de pequeños negocios que triunfan en un pueblo es apostar por una profesión tradicional, hace unos años, todos los pueblos tenían un carpintero, un fontanero, un electricista, un albañil, un mecánico... Sin embargo, estos profesionales se han ido jubilando o dejando sin cubrir servicios muy importantes en el pueblo. ¿Por qué no ocuparlo?
  7. Reparación de móviles y ordenadores: la versión moderna de las profesiones tradicionales es el reparador de móviles u ordenadores, tanto para particulares o empresas. Puede ser una excelente opción siempre que tengas los conocimientos necesarios.
  8. Conductor de VTC: muchos pueblos están habitados por gente mayor con problemas para desplazarse a municipios más grandes donde tienen servicios básicos como el médico. Una buena opción es crear tu propio negocio de transporte de pasajeros, cubriendo las deficiencias que a menudo hay en el transporte público.
  9. Negocios online: otro negocio para montar en un pueblo puede ser un modelo de negocio online, ya sea una empresa de desarrollo de webs y marketing online, webs de afiliados, dropshipping, tiendas en online, clases en línea, redactor web, traductor freelance, internet nos ofrece muchas posibilidades. Eso sí, asegúrate de que en el pueblo hay una buena conexión.
  10. Teletrabajar: por último, hay que hablar de la posibilidad de teletrabajar desde el pueblo. Si tu empresa te permite trabajar en remoto, siempre puedes trasladarte al pueblo y trabajar desde allí ahorrando en costes y alquileres que suelen ser más caros en las ciudades.
  • ¿Te ha servido de ayuda?
  • No