Los objetivos empresariales

Los objetivos empresariales son aquellas metas de negocio que cualquier organización empresarial debe tener a la hora de definir estrategias y acciones, siempre en un periodo de tiempo especificado.

Aunque a menudo se tiende a pensar que el único objetivo que puede tener una empresa, es el de hacer negocio y aumentar sus beneficios, la realidad es bien distinta.

Cualquier empresa está formada por distintos grupos de personas y cada una de ellas tiene distintas aspiraciones y motivaciones. Al final, es el conjunto de todas, lo que permite que un negocio se mantenga activo y en crecimiento.

Por ello, una empresa no puede ignorar los intereses de sus empleados, clientes, proveedores, etc. así como los intereses de la sociedad en su conjunto. Por ejemplo, ningún negocio puede salir adelante si la marca no se fija unos objetivos mínimos de calidad en sus servicios, o un salario justo de cara a sus trabajadores.

¿Qué es un objetivo empresarial?

Los objetivos empresariales definen y especifican metas perseguidas por parte del negocio, que sirven como brújula o guía para desarrollar estrategias de organización y mercado.

objetivos

Imágenes: ImageFlow || Shutterstock

Cualquier empresa debe fijarse una serie de objetivos como referencia para llegar a alcanzar los valores y resultados que se desean cumplir, siempre en un plazo de tiempo especificado.

Existen muchos tipos de objetivos en función del tipo de meta que se quiera conseguir. Pueden ser objetivos de crecimiento y desarrollo, de estándar de calidad para ofrecer mejores productos a los clientes, objetivos de protección al medio ambiente, objetivos sociales etcétera.

Y es que, de nada le serviría una empresa trazar múltiples estrategias y acciones, si no existe un planning de objetivos cerrado, que delimite el plan de acción a desarrollar y permita plantear los objetivos de forma adecuada.

De hecho, cuanto más definidos sean esos objetivos, más probabilidades habrá de mejorar los procesos y lograrlos en primer lugar. Existe muchos tipos de objetivos empresariales diferentes según los parámetros que se utilicen para su clasificación.

¿Para qué sirven los objetivos empresariales?

Pensar en objetivos viables a corto plazo supone una enorme ventaja competitiva para las empresas que desean implementar este modelo de negocio entre sus trabajadores y equipos.

Existen tres beneficios directos:

En primer lugar, pensar en objetivos permite a la empresa saber hacia dónde quiere ir y no sólo eso sino ayudarle a diseñar planes estratégicos que permitan saber exactamente cómo alcanzar esas metas descritas.

Un equipo basado en objetivos resulta mucho más eficaz en términos de productividad empresarial, al permitir que todos los empleados trabajen por metas comunes ya delimitadas. De este modo, la posibilidad de equivocarse y de cometer fallos durante el planteamiento es mucho más reducida.

Cuando la empresa comienza pensar en objetivos, se establece una revisión a nivel de conducta y de diagramas de flujo. En este tipo de análisis, se investiga la forma de tomar decisiones comerciales y si éstas, están siendo válidas o no.

¿Cómo deben ser los objetivos?

El término SMART define a la perfección las características de los objetivos: específico, medible, práctico, realista y medible en el tiempo.

Y es que, una de las características más importantes de los objetivos medibles es la temporalidad. De nada sirve establecer un objetivo si no se hace en un plazo de tiempo determinado.

No obstante, también es importante asegurarse de que los objetivos planteados sean siempre prácticos y específicos. Así, a través de establecer una serie de métricas se podrá valorar el progreso y reconocer cuando los esfuerzos del equipo están siendo favorables para alcanzar la meta propuesta.

El realismo es otro factor a tener en cuenta a la hora de definir los objetivos de una empresa. Una vez se estima su nivel de proyección, se puede pasar a establecer metas prácticas en base a esa tendencia. De nada sirve fijar objetivos inalcanzables que desmoralizarán al equipo e impedirán alcanzar buenos resultados.

Características de los objetivos