Plan de negocio de un gimnasio

En una sociedad en la que cada vez las personas son cada vez más conscientes de los beneficios del deporte para poder disfrutar de una buena salud y donde contar con un buen físico es uno de los anhelos de una parte importante de la población, los gimnasios son un modelo de negocio con buenas perspectivas de funcionamiento. España es el segundo país europeo donde más porcentaje de población acude a un gimnasio de forma regular y la tendencia es que este porcentaje aumente. Sin embargo, hay mucha competencia por lo que es necesario hacer un correcto plan de negocio de un gimnasio para

Por eso, apostar por invertir en un gimnasio no es mala idea y si estás pensando en abrir un centro deportivo, este es tu artículo, porque en las próximas líneas encontrarás los requisitos y pasos para iniciar un negocio de gimnasio.

Cómo abrir un gimnasio
Imagen: rock-the-stock || Shutterstock

Requisitos para abrir un gimnasio

Como requisitos, de manera general para abrir un gimnasio la administración pide la siguiente documentación: una licencia de obras, una declaración de impacto ambiental, medidas de seguridad y una garantía económica.

También deberás con un plan de prevención de riesgos laborales elaborado por un experto. Por último, tendrás que inscribirlo en el Registro Mercantil en el caso de que adopte la forma jurídica de sociedad limitada.

¿Cómo montar un gimnasio?

Para saber cómo elaborar el plan de negocio de un gimnasio para que su puesta en funcionamiento sea efectiva y se consiga minimizar los riesgos hay que empezar por definir tu idea de negocio, destacando la apuesta de valor del centro deportivo que quieres proyectar.

La idea a la hora de crear una empresa es conseguir diferenciarse al máximo de la competencia para poder aumentar las posibilidades de éxito. En el caso del sector de los gimnasios se han encontrado cuatro estrategias para fomentar su diferenciación de la competencia:

  • Ofrecer un bajo coste. Los bonos más económicos tienen siempre mejor acogida. Normalmente, se suelen ofrecen a la mitad de precio que en un gimnasio tradicional.
  • Flexibilidad. Los bonos por sesiones en vez de mensuales son otra buena opción para atraer público al local.
  • Franquicia. Tienen una tasa de supervivencia mayor que la de los gimnasios independientes por contar con una imagen de marca más potente y un manual de funcionamiento testado y actualizado.
  • Servicios diferentes. Si a los servicios tradicionales básicos de un gimnasio se suman otros complementarios como actividades de relajación o servicios tipo spa, se ofrece un plus al cliente que ayudará a que se decante por tu gimnasio en lugar del de la competencia.

A la hora de montar el equipo humano tienes que ser muy realista. Si no has tenido experiencia en el sector gimnasios lo mejor es que dediques unos meses a trabajar en uno y absorber todos los conocimientos que puedas o a buscar un apoyo que tenga suficiente experiencia.

En un siguiente apartado del plan hay que hacer un estudio de mercado profundo y un buen análisis de la competencia para poder advertir tendencias del sector y definir el público concreto por el que va a luchar tu establecimiento, especialmente si hay oferta pública.

En otro punto del plan deberás crear un plan de operaciones donde quede plasmado el esquema de funcionamiento del gimnasio. Esto es, deberá contener el esquema de la carga de trabajo, de las clases y entrenamientos, escoger el seguro asistencial y el modo de mantenimiento de los aparatos.

Una vez establecido este esquema básico hay que entrar en el apartado financiero que refleje la inversión y financiación, la estimación de gastos y la previsión de ventas realista.

Ahora que ya sabes cómo montar un gimnasio te animamos a que sigas los pasos adecuados para que tu idea pueda materializarse. Para ello empieza por hacer el plan de empresa de un gimnasio con el que puedas comprobar la viabilidad de tu proyecto y asumir menos riesgos.